Noche de tensión la que se ha vivió la pasada noche en la primera gala de expulsión de Supervivientes 2016 en el que, además de Yurena, la que fue la primera eliminada por la audiencia, estuvimos a punto de presenciar el primer abandono voluntario de esta cuarta edición del reality show de Telecinco.

La protagonista de este amago que se frustró por los pelos y a última hora fue Mila Ximénez, quien tras unos días que han sido un auténtico infierno para la colaboradora de Sálvame en Laguna Cacao, y donde no ha conseguido hacer migas con nadie -más bien al contrario- quiso aprovechar la comunicación en directo con España para pedir que le pusieran todos los medios para poder volver a su casa.

Anuncios

Una situación que, si bien no sorprendió a sus compañeros de convivencia, sí que lo hizo en el plató, donde por todos los medios trataron de convencerla de que aguantara y tratara de sobreponerse a las dificultades que está atravesando en Honduras y trate de ir para adelante y luchar por la victoria en SV 2016.

Tanto fue así que Jorge Javier Vázquez, después de tratar de convencerla sin éxito, la productora decidió ponerse en contacto con su hermano, a quien sí escuchó con detenimiento vía telefónica y que fue determinante, junto con las palabras de su enemiga íntima Dulce, que se comportó como una gran compañera, indicándole que tenía que echarle un par de ovarios y seguir como fuera.

Fue con su hermano cuando deslizó la verdadera razón de su necesidad de salir cuanto antes de la isla. La enfermedad que la colaboradora padece, la ansiedad, que le provoca constantes ataques y que es incompatible con estar aislado, sin médicos, sin comunicación, pasando hambre y teniendo que dormir todos los robinsones pegados sin casi poder moverse.

Sin embargo, esta enfermedad de tipo mental, ya era conocida tanto por ella como por la organización del concurso, lo que sorprende que ahora nos hallamos visto en esta situación que, la propia Mila, no descarta vuelva a suceder para sacarla de manera definitiva de Supervivientes 2016.

Anuncios

Esperemos que no sea así.