No hace ni una semana que los nuevos Supervivientes llegaron a la isla y ya estamos ante dos posibles casos de abandono voluntario. Ya lo avisó la Dirección del reality antes de que éste diera comienzo; "Va a ser la edición más dura y extrema de todas las anteriores". Hasta dos concursantes habrían decidido tirar la toalla en estas últimas horas en Honduras. ¡Te contamos todos los detalles!

Las concursantes que han estado muy cerca de abandonar definitivamente la isla en estas última horas de convivencia han sido Yurena y Mila Ximénez cada una por motivos muy distintos. La primera de ellas habría manifestado su preocupación por el estado de salud de su madre.

Además, se siente mucho más débil que sus compañeros y no quiere continuar su aventura en la isla. Por suerte para ella, está nominada y este mismo jueves podría ser la audiencia la que le regale el billete de vuelta hacia España pero, ¿qué pasará si, finalmente, no es ella la expulsada?, ¿Qué ocurrirá si es la expulsada pero para ir al Palafito y no para regresar a España?.

Por otro lado, Mila Ximénez no acaba de adaptarse a las duras condiciones de la isla. En las últimas horas, Mila ha llegado a sufrir varias crisis de ansiedad, lo que le han llevado hasta el punto de plantearse el abandono. Sus continuas discusiones con Dulce y su agobio ante la presencia de los cámaras en los tensos momentos de convivencia en la isla han acabado por hartar a la colaboradora de Sálvame. A pesar de sus amenazas por abandonar el concurso, Mila sigue su aventura en la isla a la espera de una confirmación oficial que nos diga lo contrario, aunque el futuro de Mila en la isla pende de un hilo si continúa con la misma actitud que la demostrada hasta el momento, ya que no estaría dispuesta a aguantar mucho tiempo más.

Vídeos destacados del día

Al menos, eso es lo que ha asegurado en su primeros días de reality. Sin duda, comienza fuerte esta nueva edición de Supervivientes 2016. En las próximas horas, conoceremos si finalmente ambas concursantes deciden seguir su aventura o abandonarla definitivamente.