A lo largo de estas seis temporadas que lleva a sus espaldas la serie de The Walking Dead, hemos visto de todo y casi que ya estamos curados de espantos. Cuando la serie empezó, el grupo de Rick era piadoso con todos los vivos que se encontraba por el camino, dejando claro que ellos eran los buenos de la serie.

A medida que transcurren las temporadas, los protagonistas pasan por muchas circunstancias que hacen que se vuelvan desconfiados y lleguen incluso a ignorar a humanos que se encuentran en peligro, dejando que estos acaben siendo devorados por los caminantes sin hacer absolutamente nada.

Una cosa está clara y es que Rick, no es el que era, ha perdido su espíritu de policía para convertirse en alguien que seguramente el mismo hubiera detenido en el caso de que el apocalipsis zombi no hubiera sucedido.

Esta sexta temporada, ha servido para darnos cuenta de que el grupo de Rick es capaz de asesinar a sangre fría a personas indefensas (por ejemplo cuando se cuelan en la morada de Los Salvadores) sin importar si son hombres o mujeres.

También hemos visto como el grupo, en muchas ocasiones somete a otros grupos a chantajes, “si los tuyos no dan comida a los míos, los míos no ayudarán a los tuyos”.

Todas estas situaciones me han llevado a plantearme unas preguntas que me gustaría debatir con el lector: ¿Siguen existiendo los buenos en la serie? ¿El equipo de Rick, son igual de despiadados que Los Salvadores?

Está claro que todos ellos luchan por su supervivencia y por la de los suyos, pero hemos de pensar que los otros grupos, incluyendo Los Salvadores, hacen exactamente lo mismo, que es sobrevivir y procurar que los suyos sobrevivan.

Vídeos destacados del día

El apocalipsis zombi ha cambiado a la gente, ya sea para bien (el caso de Daryl Dixon, que era un criminal) para mal (casi todos los demás).

Espero que este artículo sirva para abrir un debate sobre la evolución de los personajes de nuestra serie favorita y llegar a la conclusión de si realmente, siguen existiendo las buenas personas en medio de ese océano de caminantes o por el contrario, son todos unos asesinos.