Parece ser que por fin, después de tanto tiempo, el cantante latino ha vuelto a encontrar el amor. Ricky Martin se muestra de nuevo feliz junto a su nuevo chico, un artista plástico de 32 años de edad y de procedencia sueca. A pesar de la diferencia de edad entre ambos (se llevan 12 años), parece haber mucho feeling entre los dos, tal y como nos ha contado en exclusiva la revista digital “Mundo Deportivo”. La gran noticia salió a la luz con motivo de un  viaje que realizó la pareja a Japón y del que ambos hicieron alarde a través de las redes sociales.

Si bien han sido muchos los hombres con los que se le ha relacionado al cantante puertorriqueño desde que pusiera fin a su relación con Carlos González, ha sido Jwan Yosef quien finalmente ha pasado a ocupar el corazón del artista.

El muchacho no ha dudado en colgar  en internet una foto donde podemos verles juntos con gafas de sol y mascarilla, lo que nos ha hecho pensar que esta relación se está consolidando cada día más.

Por si fuera poco, a través del Instagram del artista sueco podemos ver su aspecto físico y darnos cuenta cuáles son los atributos que han enamorado a Ricky. También podemos descubrir que es de origen sirio y sueco y tiene su residencia en Londres. Todo un artista que no duda en publicar gran número de sus obras que nos hacen ver que su profesión es realmente vocacional. A esto tenemos que añadir su pasión por el deporte.

De momento, y a pesar de que todo parece ir viento en popa, nos queda esperar para ver cómo evolucionan los acontecimientos. No obstante, son  muchos los que auguran, y así lo han dejado entrever “Quien” o “Showbiz”, que esta será la nueva pareja de moda y que darán mucho de qué hablar.

Vídeos destacados del día

¿Qué opinas tú? ¿Crees que Ricky Martin habrá encontrado el amor definitivo?

Cabe apuntar que a la fecha de hoy Ricky Martin no ha hecho oficial todavía su nueva relación, algo que nos hace pensar que es porque quiere proteger a sus hijos. De momento, ellos se contentan con pasear felices por las calles de Malibú sin esconderse y presumiendo de felicidad.