Hoy hemos asistido a un momento muy triste cuando Yéssica, la pretendienta favorita de Lukas se ha levantado y entre lágrimas le ha dicho a su tronista que no podía seguir con la conquista, porque no puede compaginar el estar en el programa con sus estudios, y le han obligado a elegir, y ella lo tiene claro: "mi vida fuera de aquí y mis estudios son más importantes que la silla en la que estoy sentada" ha dicho con muchísimo dolor la pretendienta. Una noticia que al tronista le ha sentado como si le echaran un jarro de agua fría por encima, pero ha entendido la decisión de Yéssica y los dos se han fundido en un abrazo.

Ha sido entonces cuando Lukas se ha sentado en su trono y se ha puesto a llorar, porque de nuevo se le ha ido una chica que empezaba a entrar en su corazón.

En el programa ya van cinco chicas que se le escapan cuando está empezando a sentir algo por ellas, y está harto de no avanzar en el trono y él mismo ha dicho que ha fracasado como tronista.

El motivo de que le pase esto al argentino es que todavía se acuerda de su exnovia de toda la vida, de la que dice estaba muy enamorado, y aunque decidieron romper la relación de mutuo acuerdo, porque eran jóvenes y les faltaba mucho por madurar, el tronista no ha conseguido borrar de su mente todos esos años que él define como los mejores de su vida. Desde que rompieron hace tres años ya, Lukas no ha conseguido enamorarse aunque lo ha intentado, y entró en el programa para pasar página y encontrar a una mujer que de verdad le complementara y volver a enamorarse de nuevo.

Tras ver el fracaso de su trono, Lukas se está replanteando marcharse solo, antes de que le vuelva a pasar con alguna otra chica, porque siempre es lo mismo, cuando se empieza a ilusionar le dejan plantado, y eso no lo puede soportar.

Vídeos destacados del día

También ha comentado que desde hace unos días había retomado la relación con su expareja mediante mensajes al WhatsApp, y se ha dado cuenta de que es la mujer que de verdad quiere, porque para él esa historia no está acabada, y aunque se empeñe en decir que no quiere volver con ella, sus ojos dicen todo lo contrario.