Lejos de lo que pudiera parecer antes las cámaras o cuando está de fiesta, Sofía, y ya lo vimos en Gran Hermano, no es una chica que esté siempre sonriendo, o mostrando su lado más duro para evitar que le hagan más daño tratando de hacer ver que lleva las riendas de sus sentimientos. Ni mucho menos. 

Tal y como le sucede a muchas chicas guapas y con éxito con los hombres, la navarra sufre de una obsesión que está catalogada por los médicos psiquiatras que es la obsesión por las relaciones tóxicas a la adicción sentimental a los bad boys, también conocidos como chicos malos, que responderían a todo lo contrario de lo que se supone su busca cuando se inicia una relación sentimental.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Algo parecido a una adicción a los hombres más guapos y atractivos que les lleva a idolatrar en muchos casos actitudes machistas y de desprecio a ellas mismas con tal de conseguir su objetivo de tener un affaire con el chico más guapo de la casa, la fiesta, la ciudad o del círculo de amistades para así seguir edificando su imagen de mujeres irresistibles que les sirve para llenar su ego.

Como consecuencia, y eso es algo que también pudimos ver durante el paso de la de Pamplona por GH 16 y que estamos pudiendo ver en otras famosas que están en reality show como Oriana en Volverías con Tu Ex o con Arantxa en MTV Super Shore, las consecuencias de tener que lidiar con este tipo de personajes no son especialmente agradables.

Sofía tuvo que llorar de lo lindo tras verse vilipendiada por Suso durante todo el concurso enamorándose de un chico que sólo la veía como un objeto de usar y tirar, en una escena que están reviviendo en estos momentos Oriana en Chile y Arantxa en Grecia en sus respectivos programas.

La adicción a los bad boys, no obstante, no sólo afecta a las famosas que están en la primera plana televisiva sino que parece ser un mal que sigue extendiéndose en nuestra sociedad.

Vídeos destacados del día

El currículum de Sofía, o de Oriana, en este sentido es amplio y la patología no parece fácil de curar. Veremos cómo evolucionan las pacientes.