Hace pocos días, La Sexta por fin daba la fecha de estreno de la excelente serie catalana Merlí, que arrasó cuando la TV catalana TV3 la emitió, y que Atresmedia adquirió para emitirla para todo el Estado español: los miércoles después de El Intermedio, con dos capítulos seguidos.

Las audiencias finales fueron un 7’4 % de media, la habitual de La Sexta, que se comprende por la durísima competencia de El Príncipe a la misma hora en Telecinco (un 24 %), pero en las redes sociales acumuló muchos comentarios, unánimemente elogiosos.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Además, la web de Atresmedia tuvo muchas visitas para ver los capítulos emitidos, la nueva forma de ver series hoy en día.

En Twitter, donde se acumularon más de 2.000 comentarios, casi todo lo que veía la gente de Merlí era bueno.  Casi unánimes fueron en el peor defecto que le encontraban: su doblaje al castellano, calificado de mediocre o patético (en un periódico decían que “Las voces de los alumnos parecen de personas mayores”), que obligó a muchos espectadores que tenían el sistema dual en su televisor, a elegir verla en VO catalana con subtítulos, incluso a quienes no entienden el catalán o les desagrada oírlo.

“Estoy considerando hacer un cursillo intensivo de catalán sólo para no aguantar el doblaje”, decía un tuitero. Otro, de los pocos que llevaban la contraria o iba de chulito, decía: “Es que para un español de bien, leer subtítulos es mortal”. Pero much@s se pasaron a la VO, y como decía otra persona, “Ojalá pudiérais oír la voz de Toni, con su acento valenciano”.

Sorprendió la serie a los espectadores que no la conocían, y les agradó enormemente, el cómo el protagonista enseña Filosofía y que ello tenga gancho, sin resultar pedante ni pesado. Algun tuitero lo veía así: “La cultura catalana es espectacular”, como viendo que los catalanes sepan asimilar la Filosofía sin ser rimbombantes. Otro: “Me recuerda cuando estudiaba Filosofía en el instituto, y cómo la derecha de éste país intenta cargársela”.

Ni que tampoco el protagonista, Merlí Bergeron (gran Francesc Orella, al que hemos visto como psiquiatra en “Cuéntame”, con un registro parecido), caiga mal o bien, con su carácter seguro de sí mismo y con sus “merlinadas”, es decir, sus frases rotundas, lapidarias y siempre de sentido común, además de un cierto aire a lo Doctor House, pero sin la mala uva compulsiva del médico.

Vídeos destacados del día

“Me encanta, es un cabronazo inteligente”, decía un tuit.

Sobre el carácter general de Merlí, la califican de “Serie adictiva”, “No veo nunca series españolas, pero Merlí es la primera que me ha atrapado”, “Es un punto de vista diferente a la de las series corrientes” o “Faltan más profesores entusiastas como Merlí”.

Parece ser que Merlí reeditará el éxito de las dos temporadas de Polseres Vermelles (Pulseras rojas), que ya enganchó en su momento a los espectadores. Por cierto, ambas series tienen nuevas temporadas rodándose. También en su momento se criticó el doblaje de la serie de Albert Espinosa, y más cuando los propios protagonistas fueron “redoblados” por otras voces al emitirse la serie por segunda vez en Atresmedia.

Por cierto, Merlí también se ha estrenado en Latinoamérica, y allá se emitirá doblada en español latinoamericano, como se hace con muchas series españolas, para adaptarlas a la forma de hablar local. Pero la promoción latinoamericana de Merlí resume perfectamente el espíritu del personaje, sin esa equivocada idea de Atresmedia de presentarlo sólo como alguien “que tiene una intensa vida sexual”.