Lo de esta familia es un hacer caja sin parar ¿De mentir? Eso dicen personas cercanas a ellos e incluso compañeros de Kiko Matamoros en Sálvame. El culebrón Matamoros como las pilas de Duracell, sigue y sigue y se retroalimenta cada semana.

La revista Semana entrevista a Laura Matamoros, controvertida ganadora de GH VIP 4 que se ha llevado el maletín pero ha sido y es muy cuestionada por sus comentarios y actitudes dentro de la casa. Ella dice que está feliz con el premio pero cada vez que una cámara la enfoca su cara no dice lo mismo y en su entrevista vuelve a recitar esa letanía de reproches contra su padre y la novia de su padre.

Dice Laura en quince páginas a todo color, que la reconciliación con su padre no la ve posible porque él siempre le falla y que ya no le necesita. Vuelve a incidir en lo mal que lo ha hecho él y en que: ‘No soporto los desprecios ni las diferencias’. Que curioso que eso precisamente haya hecho ella con algunos de sus compañeros en la casa de GH durante tres meses.

Insiste una y otra vez en las diferencias entre los hijos del primer matrimonio de Matamoros y los de Makoke, pero en su inquina familiar siempre sobrevuela el dinero, ese que dice que no le importa pero que incluso en los últimos días en la casa con Carlos salió a relucir cuando él le preguntó que le reprochaba a su padre y ella contesto: ‘Ellos lo tenían todo y nosotros nada’. De pasada nombra la parte emocional, pero solo de pasada.

Vídeos destacados del día

La entrevista está enfocada a mostrarla como una futura ‘it girl’. Es joven alta y fotogénica, menos cuando se empeñan en que sonría, la sonrisa no le sienta bien a Laura Matamoros porque es forzada y resulta de todo menos natural. Vuelve a sacar la artillería contra la novia de su padre de quien dice: ‘Si mi padre quiere que pida perdón a Makoke se puede quedar sentado’.

Es curioso que esta actitud contraste con la que testigos presenciales cuentan que se produjo nada más salir de GH. Ella dice que fue un encuentro cordial sin más y los testigos dicen que fue de lo más cariñoso y con mucha ternura. ¿Quién miente?

Hemos visto hasta la saciedad a Kiko Matamoros y a su hijo Diego enfrentados duramente de cara a las cámaras, pero hay colaboradores de Sálvame y periodistas, que afirman que es solo de cara a generar más ingresos y que en realidad padre e hijo no solo no se llevan mal si no que han hecho un pacto y que próximamente harán nuevamente caja vendiendo la reconciliación. ¿Quién miente?

La revista Lecturas nos sorprende con este titular: ‘Makoke y Kiko al borde de la separación’ y cuentan que tras estos meses de enfrentamientos y tensiones en los que hemos visto a Matamoros vendiendo sus miserias en su programa de cabecera un día sí y otro también, con ojos llorosos y abandonando el plató a la mínima, ha llegado la ruptura.

El detonante según la revista ha sido como siempre el regreso del pasado en forma de novio ocasional con el que Makoke en una ‘crisis’ de la pareja mantuvo relaciones allá por el 2009. Kiko lo contaba así en este vídeo para el recuerdo.  Según la revista la pareja no habría podido soportar más la tensión al saberse que ella quiso volver con su 'affaire' estando de nuevo con Matamoros y tras una pelea él abandonaba la casa con una maleta para no volver.

Ayer en Sálvame él desmentía a Lecturas incluso sonriendo aunque sonaba a falso. No tuvo más remedio que confirmar que este lunes durmió en un hotel ya que si se habían peleado pero que había regresado a su casa y que no había tal crisis. ¿Quién miente?