Anuncios
Anuncios

Maite Galdeano dijo que quería conocer a alguien especial y el programa se lo puso en bandeja. Emma García hizo un llamamiento una vez más a los solteros de España que buscaran una relación estable para conocer a la navarra y uno de ellos picó. Se llama Rei y llamó la atención rápidamente de Maite. Sin embargo, la salió una gran competencia, su propia hija, que rápidamente se levantó de su trono para saludar al muchacho y preguntarle si quería conocerla también a ella.

Maite comenzó a hacerle un interrogatorio y casi le suplicó que se quedara con ella y que no hiciera caso a su hija, pero ahí seguía Sofía Suescun al pié del cañón por lo que pudiera pasar.

Anuncios

Rei que parecía que solo tenía ojitos para Maite, comenzó a mirar a Sofía con ojos golosos y pidió conocer a las dos. ¡Pidió una cita a madre e hija para saber con cuál se quedaba! ¿No resulta un poco raro?, ¿alguna vez has compartido pretendiente con tu madre o con tu hija?

El caso es que Rei no sabía aún dónde se había metido y Maite comenzó a bombardearle a preguntas. A medida que el muchacho bajaba las escaleras del plató, a Maite ya se le oía decir, "perfecto para mí. ¡Mulatito! Para mí". Cuando el joven dijo que tenía 33, Maite aseguró que no se llevaban demasiado y que era perfecto para ella.

Cuando Sofía se levantó y se dirigió a ellos, la madre le advirtió: "tú vete a tu trono que aquí no pintas nada", pero Sofía hizo caso omiso y siguió levantándole el pretendiente a su madre: "¿en serio vienes a por mi madre?

"Él está abierto a cosas raras", apuntilló Nagore cuando el susodicho fue cambiando de opinión al ver el interés de la niña: "yo estoy abierto al amor y no me importa la edad, ni la religión ni nada de eso". Sin embargo y pese a que los presentes estaban muy entretenidos viendo la situación, hubo un momento en el que Rei se molestó, porque a Maite se le ocurrió preguntar si tenía una casa: "a mí me gustan mucho los chalets, que tengo perros, tengo gatos".

Anuncios
Vídeos destacados del día

El joven de 33 años dijo que no podía de primeras preguntarle ese tipo de cosas y Maite que estaba muy lanzada y sabía lo que quería (un hombre con chalet) afirmó: "hombre, en mi casa no te voy a meter, ¿me entiendes?"