La cantante Taylor Swift ha sorprendido recientemente con su pandero y es que, como muchos aseguran, la rubia podría haberse puesto implantes de silicona en las nalgas, tal y como ya hiciera hace no mucho tiempo la mediática Kim Kardashian. Parece que le sale competencia a Selena Gómez y Justin Bieber en lo que a protagonismo se refiere en los iHeat Awards, ya que los paparazzi no hablan de otra cosa. El nuevo aspecto físico de Taylor ha dado mucho de qué hablar, viendo claramente que su nuevo culo no ha pasado desapercibido ante los ojos de curiosos y no tan curiosos, como así nos ha asegurado la revista digital “Diario Sur”.

Como ya estamos acostumbrados, la muchacha siempre se ha caracterizado por ser extremadamente alta y delgada, atributos a los que le acompañaban sus escasas curvas.

Es por ello por lo que su físico siempre ha estado en el punto de mira de los medios de comunicación, que criticaban constantemente su esbelta figura. Si bien la chica siempre ha presumido de lucir una silueta muy atlética, los periodistas recalcaban que la cantante carecía de culo, el cual era prácticamente inexistente, algo a lo que parece haber puesto solución.

Una vez expuestos los antecedentes, no es de extrañar que causara la sorpresa de todos los asistentes al presentarse al evento con un aspecto muy diferente al que nos tiene acostumbrados, y es que la chica lucía más curvas de las que nos tiene acostumbrados. Para ello eligió un ajustadísimo mono de lentejuelas diseñado por Yves Saint Laurent que no dejaba mucho a la imaginación, razón por la que todo el mundo notara un cambio notable en su anatomía.

Vídeos destacados del día

Parece ser que la muchacha se ha puesto de acuerdo con su ex Taylor Lautner para cambiar su físico, ya que vimos recientemente a este luciendo unos cuantos kilos de más. La prensa de Hollywood, de momento, no deja de preguntarse qué es lo que se ha hecho Swift, ya que aún no se dispone de ningún dato o indicio, aunque son muchos ya los que se atreven a insinuar que se habría hecho un implante de silicona o algún tratamiento parecido en las nalgas.

La polémica está servida. ¿Se decidirá la cantante a desvelar qué es lo que ha pasado en su cuerpo? ¿A qué se deben esos cambios? ¿Ha sido una petición de su novia o lo ha hecho por iniciativa propia? Aún tendremos que esperar para ver si Taylor se decide a resolvernos todos estos interrogantes…