Mientras ambos se enfrentan en la Tierra, también se sienten los efectos de los poderes del dios de la Destrucción y de Dios Super Saiyajin.

Wiss confirma a Mr. Satan que se trata del fin del mundo debido al gran poder que tiene Bills Sama. Mr. Satán está muy preocupado por Videl, quien está embarazada por lo que intenta negociar con Wiss para que los proteja. Le ofrece comida gratis en todo el mundo, pero si bien para Wiss se trata de una tentación no acepta.

Bills y Gokú continúan su batalla y fruto de sus respectivos poderes, se expande una gran luz en la Tierra y se cree que ya es el fin. Sin embargo, el planeta sigue entero, y aunque Mr.

Satan cree que se trata de un “milagro de su amor”, en realidad se trata de una decisión del dios de la Destrucción, si Bills Sama quisiera pueda destruir la tierra en un instante. 

Bills explica que utilizando el 100% de su poder él puede convertir toda la energía en nada. Ello explica porque la Tierra no fue destruida, pese a que era una posibilidad de acuerdo a los anteriores episodios de Dragon Ball Super.  El dios de la Destrucción no quería mostrar su verdadero poder ante un Saiyajin, pero finalmente decide enfrentarse nuevamente con Goku y de esa manera ambos vuelven a enfrentarse.

Bills se percata que la transformación en Super Saiyajin God de Gokú está por llegar a su límite, es decir bajará su nivel y se convertirá en Super Saiyajin, Goku decide atacar a Bills Sama sin darse cuenta que su poder había disminuido, aunque lamentablemente Goku no se da cuenta de ello. 

En el cielo ambos se siguen enfrentando, sin saber Goku que ya no es Dios Super Saiyajin y solo está con la transformación menor que el tiene sigue atacándolo sin obtener éxito alguno.

Vídeos destacados del día

El dios de la Destrucción considera que el poder del Super Saiyajin God se ha fusionado con el de Goku. Decide finalizar esta pelea retirándose del Planeta Tierra, para que de esta manera Goku crea que le ganó, lo que el Dios Super Saiyajin no se imagina es que Bills Sama se retira para dormir