Poco tiempo ha necesitado Laura Matamoros para empezar a incumplir su promesa de ceder los cien mil euros que recibe el ganador de Gran Hermano VIP 4 a su hermana pequeña y gastárselo a cuerpo de reina.

Era concretamente este pasado fin de semana cuando la hija de Kiko Matamoros decidía organizar una fiesta por todo lo alto a la que invitaba a distintos famosos que exigen caché por dejarse caer por este tipo de celebraciones y a la que no quisieron faltar rostros conocidos de GH Vip como Belén Esteban, ganadora de GH VIP 3 o Raquel Bollo, compañera de la Esteban en Sálvame y de Matamoros en Gran Hermano.

Una fiesta que, además, se celebró en una conocida discoteca del centro de la capital de España a la que se le tuvo que abonar una cantidad importante por cerrarla para la celebración de este evento privado en el que los últimos invitados salieron a altas horas de la madrugada, más cercanas a la mañana.

A esta celebración la ganadora del reality decano de la televisión española en su versión VIP acudió con el mismo vestido negro que esta adquirió para el día de la Final de GH VIP 4 en la que se impuso, no sin polémica ni acusaciones de tongo, a Carlos Lozano, con el que fue el centro de atención en un evento en el que habría invertido varios miles de euros en invitar a los presentes.

Parece que, de confirmarse las gigantescas cantidades de gastos que se le asignan a la fiesta de celebración de la fiesta de la ganadora, la partida dedicada a la educación universitaria de su hermana pequeña habrá menguado de manera notable, dejando en entre dicho la posibilidad de poder pagarle una carrera en Estados Unidos o en una Universidad de postín, como era el deseo tanto de Laura como de Diego Matamoros.

Vídeos destacados del día

En las redes sociales ya han comenzado a lloverle las críticas acusándola de doble discurso y doble moral. Esperaremos a que esta salga y dé sus explicaciones sobre lo que sucedió en la fiesta, cuánto le costó, cuando se ha gastado en regalos y cuánto le queda a su hermana. La fama embriaga, dicen, y parece que es cierto.