Si ya leísteis las sinopsis de los próximos capítulos de Dragón Ball Súper, entonces sabrás que Vegeta perdería la batalla contra Hit e incluso, en su estado de súper saiyajin blue Vegeta no logra hacerle daño alguno a Hit, todo esto debido a que el asesino del universo 6 posee un técnica llamada “Tokitobashi”  la cual puede retroceder el tiempo 0.1 segundos para atacar a su rival. Luego de la derrota de Vegeta, todo depende Goku, Hit se mostraría muy calmado luego de su victoria pero lo que no sabe es que Goku analizó como funciona su técnica y entonces una de las batallas más esperadas daría comienzo. Goku intentaría contrarrestar su  “Tokitobashi”  utilizando el kaio ken para aumentar su velocidad y poder aprovechar un instante de descuido de su oponente y asestarle un gran Kame Hame Ha.

Si Goku logra ganar el combate contra el miembro más poderoso del equipo de champa, y entonces muchas dudas surgen a partir del capítulo 40 puesto que en este aparecería un extraño sujeto que no sabríamos si es un aliado de Hit el cual había planeado robar las súper esferas del dragón y escapar en el cubo de transporte hacia otro universo junto con hit.

Recordemos que en el capítulo 41 el dragón de las súper esferas seria invocado por lo que si estas están en manos malvadas tan solo imagínense el caos que sucedería y si esto también podría comprometer los demás universos, por lo que si Goku y compañía, emprenderían la búsqueda de las súper esferas del dragón, con el fin de acabar con el maligno deseo de este nuevo villano.

Estos sucesos darían paso a una nueva saga en la cual se incluirían a los demás universos que son 12 en total, esto significa que esta nueva  saga tendría más capítulos que la saga de la batalla de los dioses y la resurrección de freezer juntos, además de nuevas transformaciones y porque no la aparición de trunks del futuro.

Vídeos destacados del día

Definitivamente Dragón Ball Súper  nos deja con muchas incógnitas, y es que el hecho de que en los demás universos pueden existir sayayines ya sean buenos o malos, sencillamente nos deja con una emoción sin precedentes.