Ayer tuvo lugar la esperadísima final de GH Vip siendo Laura Matamoros la ganadora oficial del Reality. Fue una noche muy emotiva pues estuvieron presentes los familiares, amigos y seguidores de ambos concursantes, excepto la madre de Laura que prefirió verlo todo en una sala de invitados hasta poder abrazar a su hija tras finalizar el concurso. Carlos Lozano, por su parte, pudo abrazar a su novia y recibió la noticia de que este mismo domingo podría partir hacia Honduras para participar en Supervivientes 2016, aunque antes debían conversarlo.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

 

Pudimos ver varios vídeos de los dos finalistas de su paso por el concurso, algo que les gustó especialmente, pero no todo fueron risas y alegrías, sino que también, como era de esperar, hubo tensión y mal rollo entre Laura y Carlos, una tensión que iba incrementándose a medida que avanzaba la noche.

 

Tanto Carlos como Laura han sido personas muy sinceras que se han dicho las cosas a la cara. Los dos tienen caracteres muy fuertes, algo que pudimos ver en la casa de Guadalix y ayer, en la final, cuando nos enseñaron un resumen de la tensión que había existido entre ellos dentro de la casa. Mientras Laura aseguraba que Carlos no manipulaba, sino que manipula, Lozano justificaba su actitud afirmando que si sacaba lo peor de sus compañeros era porque lo tenían. "Si me das lo bueno, te doy lo bueno, pero me daban lo malo", dijo Carlos en un momento de la noche.

"Sabía buscar la puntilla de todos", aseveró Matamoros, mientras que Lozano agregó "muchos de ellos se marcharon sin conocerme". "Metemierda, niña del exorcista, pesado, personalidad de mierda, palabrotera, manipulador, manipuladora, malcriada, asqueroso, miserable", esas fueron algunas de las joyitas que se han dicho a lo largo del concurso y que ayer pudimos recordar.

Vídeos destacados del día

A pesar de todo, ambos querían llegar juntos a la gran final de Gran Hermano Vip para verse las caras y que la audiencia escogiera a su favorito. Solo era cuestión de rivalidad, una rivalidad que ha estado viva durante todo el concurso.