El dios de la destrucción ha despertado, después de 39 años, y decide visitar el planeta de Kaiosama. El lo invita a almorzar, pero el dice que no es necesario e inesperadamente le pregunta al Dios de la destrucción: ¿Por que haz venido? Bills Sama le responde he venido a conocer al Dios Super Saiyajin.

Gokú sale de la casa de Kaiosama y Bills le pregunta si el mató a Freezer. El dios super Saiyajin le responde si, pero el Dios de la destrucción no cree a Goku ya que le parece un ser inocente. El Dios Super Saiyajin le pide una pelea a Bills Sama ya que de esa manera Goku sabrá los poderes y habilidades de Bills Sama.

Durante la pelea el dios super Saiyajin es decir Gokú se convierte en Super Saiyajin uno y empieza atacando al Dios de la destrucción.

Bills Sama desvía cada uno de los golpes pero no lo ataca.

Sin obtener éxito alguno decide convertirse en Super Saiyajin dos y ataca a Bills,  pero lamentablemente no puede hacerle daño y todo sus golpes son esquivados por el Dios de la Destrucción.

Finalmente Gokú decide convertirse en Super Saiyajin tres, Bills Sama se queda impresionado ya que considera que tiene un gran poder y habilidad en sus golpes, pero sin duda no se compara con el Dios de la destrucción ya que su poder fue adquirido con los años de experiencia y nadie puede vencerlo. Gokú decide atacarlo pero lamentablemente no consigue hacerle daño, teniendo como resultado ataques y golpes por parte de Bills, que termina ganando la batalla. 

El capítulo acaba cuando Kaiosama se comunica con Vegeta y le comenta que el Dios de la destrucción es decir Bills estuvo en su planeta.

Vídeos destacados del día

Le habla acerca de la pelea que Bills Sama tuvo con Gokú y finalmente le cuenta que el dios super Saiyajin fue vencido con solo tres golpes. Vegeta se queda impresionado, no puede creer que Gokú haya perdido una batalla con tres golpes, sobre todo ahora que en el planeta es considerado el número uno. 

Kaiosama le dice a Vegeta que no amargue al Dios de la destrucción ya que si el desea puede destruir el planeta entero en sólo minutos