La cadena Telecinco emite un programa llamado Cámbiame, que consiste en modernizar la fachada estética de los concursantes, mediante la ayuda de 3 asesores en moda. En una de las últimas entregas de este exitoso espacio televisivo, los concursantes confesaron ante la cámara que a pesar de ser hermanos, actualmente son pareja. Pelayo, el encargado de transformar la imagen de la pareja enseguida mostró su apoyo hacia la relación amorosa de sus concursantes.

Lo más grave de la situación es que este programa, al ser emitido en horario infantil, consta de muchos televidentes que pueden ser Niños o adolescentes; que en compañía de su familia están aceptando el incesto como una relación normal con toda naturalidad.

Aunque las relaciones incestuosas sean legales en España, en muchas países de la Unión Europea son totalmente ilegales y punibles.

En aquel momento, aunque quizás sin darse cuenta, el canal de Telecinco se encontraba promocionando el incesto en horario infantil y en uno de los programas con más audiencia en la cadena. Esto ha provocado una conmoción en la opinión pública que se ha reflejado en una campaña iniciada por la plataforma HazteOir para acabar con Cámbiame. Actualmente la única forma del consumidor de acabar con un espacio televisivo es atacando a las empresas que lo patrocinan y pagan por su espacio publicitario. La campaña consiste en hacer que los consumidores descontentos llamen a las compañías amenazando con boicotear sus productos en caso de continuar promoviendo el programa objetivo.

Vídeos destacados del día

Esta campaña contra Cámbiame está siento todo un éxito por el inmenso rechazo mostrado por los consumidores tan sólo una semana después de ser iniciada. HazteOir ya tiene más de 40.000 firmas de los consumidores pidiendo el cese inmediato de la emisión del programa. Incluso 2 grandes empresas que anunciaban sus productos en el espacio publicitario de Cámbiame ya han cancelado todos sus contratos publicitarios con la cadena. Burger King y El Pozo son las 2 compañías que han retirado su publicidad de Telecinco ofreciendo una rápida respuesta que demuestra una gran sensibilidad hacia los consumidores de sus productos. Obviamente si todos los anunciantes retiran sus publicidades del programa cámbiame, Telecinco se vería obligada a cesar la emisión del programa al no reportar beneficios.