Estaba claro que los primeros roces entre los nuevos y los veteranos no iban a tardar en producirse y el clasismo de Fran ya llevaba desde el jueves caldeando el ambiente. Este chico además de jugar a ‘Anacleto Agente secreto’ se comporta como un pijo trasnochado y tan falso como la mayoría de las cosas que cuenta.

Todo empezó cuando él y Laura Campos fueron a pedir música al confesionario y mientras hablaban soltó una de sus pildoritas: ‘Yo puedo comer caviar y también puedo comer chopped.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Laura se dio por aludida con lo del chopped ya que antes habían tenido una conversación a costa de que esta señorita dice que cuando se mete en la ducha con el agua calentita no puede evitar orinar, algo que Fran le reprochó y que ella aseguró que no volvería a hacer.

Como veis la cosa prometía. Más tarde y mientras bailaban al parecer Francisco Nicolás se pasó dándole palmadas en el trasero algo que a ella no pareció importarle.

Y así llegamos a este mediodía. Mientras todos tomaban el sol en el jardín, Laura Campos ha ido diciendo lo que pensaba de la relación de amistad de Fran y Alejandro. Para ella, a Alejandro esa proximidad no le favorece ya que aunque a lo mejor es de forma inconsciente Fran le manipula. El ex espía ha saltado como un resorte negando la mayor para a continuación pedir que esta semana, todos le nominen ya que ha comprendido que Carlos tenía razón y que debía de haber salvado a Rappel. Ahora quiere saber si el público lo quiere en ‘GH VIP 4’.

La nueva, sin cortarse un pelo le ha espetado: ‘Yo ya tenía decidido darte tres puntos’ , a lo que Fran le ha contestado que lo sabía y que ella ya venía con su nominación de casa.

Vídeos destacados del día

Laura Matamoros ha entrado al trapo y se ha formado una pequeña bronca bajo el sol que no ha llegado a más ya que Francisco Nicolás ha hecho mutis por el foro mientras decía: ‘la ordinaria esta’. Laura les explicaba que se sentía ‘intravalorada’ por el chico y que estaba orgullosa de ser chopped de barrio.

Carlos ha logrado que Fran volviese al jardín para explicarle que lo del chopped no iba por ella, pero Laura no se lo ha creído y él ha optado por regresar a la cocina y ayudar a Alejandro a poner la mesa mientras seguía aleccionándolo como es su costumbre, malmetiendo contra Laura Campos que según él está haciendo juego sucio dando información de fuera que desestabiliza ¿Y la que dio él? Según este aprendiz de todo y maestro de nada, lo que contó era todo positivo. Los dejamos disponiéndose a comer repollo y lentejas. Una mezcla explosiva que no tardará en hacer su efecto.