Los Rolling Stones nacían simultáneamente a la instalación de los misiles con cabezas nucleares en Cuba. Barack Obama, Mick Jagger, Keith Richards, Ron Wood y Charlie Watts, pisaron este año, tierra cubana por primera vez . ¡¡Rockenla amigos!! las cosas están cambiando.

400.000 personas se congregaron en La Ciudad Deportiva de la Habana, para escuchar a los Stones bajo el cielo caribeño de Cuba. Muy lejos quedaron  los tiempos en los que Fidel Castro decía: " Muchos de esos pepillos, hijos de burgueses, andan por ahí con unos pantaloncitos demasiado estrechos; algunos de ellos con una guitarrita en actitudes elvispreslianas, y han llevado su libertinaje a extremos de querer ir a algunos sitios de concurrencia pública a organizar sus shows feminoides”. 

 La Habana se pobló de extranjeros que viajaron para ver el espectáculo.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Se destacaron los cantos futboleros de los argentinos que Jagger ha definido como únicos en el mundo. Familias enteras, amigos y grupos de fan formaron el masivo marco para los Rolling en Cuba.

El público cubano funcionó de manera diferente a lo que en los recitales de rock nos tienen acostumbrados en el resto del mundo. Bailaron aplaudieron corearon, pero no hubo "pogo", los cubanos son un pueblo "disciplinado" acotó en una entrevista un cubano. Acaba de nacer una Cuba Rockera  que se suma a los rolingas de todo planeta y que tiene para rato, como los Rolling Stones, según lo afirmó Mick Jagger.

Arroz con frijoles, whisky y rumba cubana, los preferidos de los Stones en este primer viaje a Cuba.

Algunos de los temas que se oyeron fueron:  Angie, umbling dice, It's only rock and roll, Paint it black, Honky Tonk Woman, You got the silver y All down the line y los inolvidables Gimme Shelter, Start me Up, Sympathy for the devil y Brown Sugar,

Before They Make Me Run y You got the silver, tuvieron como protagonista a Ketich Richards 

El: “Muchas gracias Habana, buenas noches", marcó el final del multitudinario espectáculo montado por los Rolling Stones en la Habana, por primera y exitosa vez.