El 20 de marzo de 1936 nacía, en el castizo barrio de La Latina, María de los Ángeles López Segovia, más conocida por todos como Lina Morgan, una de las actrices más conocidas y queridas de nuestro país.

Su nombre artístico, corto y sonoro, que proviene del diminutivo de Angelines, “Lina” y su apellido artístico que se inspira en el pirata y la banca “Morgan” hicieron que todo el público que veía sus obras cayese rendido a sus pies torcidos y sus muecas humorísticas.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Supo desde bien pequeña que lo suyo era el teatro y hacer reír. Con 11 años comenzó a estudiar baile clásico español en una academia de la calle Pelayo. Poco después, conoció a una gran amiga, Esperanza Roy, con la que triunfaría en los escenarios por la complicidad y el humor que ambas derrochaban.

Lina Morgan no llegó al estrellato desde el principio, fueron muchas obras de teatro, muchas veces segunda vedette, y muchos giros de pierna y chascarrillos con los que supo ganarse al público de Madrid y de toda España.

Trabajadora incansable y artista de nacimiento, Lina protagonizó muchas películas de la mano de Mariano Ozones, como “La graduada”, “Señora doctor”, “Dos chicas de revista” y la memorable “La tonta del bote”, con la que se hizo más conocida. Siempre estuvo rodeada de buenos actores, Manolo Gómez Bur, Alfredo Landa, Antonio Ozores… pero también grandes actrices, Laly Soldevilla, Florinda Chico, Rafaela Aparicio…

En el teatro, sus últimas obras fueron un éxito en los escenarios, pero también fuera, ya que TVE emitió algunas de sus obras en las navidades, reuniendo a toda la familia y obteniendo una audiencia de 17 millones de espectadores con “Sí al amor” y 22 millones con “Vaya par de gemelas”.

Vídeos destacados del día

Los últimos años en activo, Lina protagonizó con flamante éxito una serie para Antena 3, “Compuesta y sin novio”, fue tildada de súper producción ya que contaba con más de 200 actores, obteniendo más de 6 millones de espectadores y un 33,5% de share de media. La única temporada de la serie permitió que Lina fichase por TVE para interpretar a Reme, una catetilla que venía de Piedrasosa al hostal de su tía en Madrid. La serie “Hostal Royal Manzanares” triunfaba todos los jueves y obtuvo el 15 de mayo de 1996 un share del 50,6% y 8.675.000 espectadores, algo insólito para lo fragmentada que estaba la Televisión con la llegada de las privadas.

Tras finalizar la serie, Lina protagonizó otras series como “Una de dos” o “Academia de baile Gloria”, que no llegaron a triunfar como se esperaba, ya que, tras el fallecimiento de su hermano José Luís en 1995, su mano derecha y su manager, perdió la ilusión y no consiguió encontrar un papel que le hiciera brillar como lo hizo en el pasado. Sus últimas apariciones fueron en “Aquí no hay quién viva” o “A tortas con la vida” interpretando papeles secundarios.

Los últimos años de la actriz fueron lejos de los escenarios e ingresada en el hospital Beata María Ana, aquejada de una neumonía que la tuvo ingresada más de 10 meses y posteriormente en su casa, que había sido habilitada para tratar su enfermedad.

La mañana del 19 de agosto de 2015, María de los Ángeles López Segovia nos dejaba para siempre, pero no así Lina Morgan. El legado que nos deja lleno de obras de teatro, canciones, series y películas hará que sigamos disfrutando muchos años más de su peculiar forma de hacernos reír y olvidarnos de los problemas. Y como cantaba en cada obra de teatro y muchos repetimos el día de su muerte: “Lina, Gracias por venir”.