La audiencia de ‘Sálvame’ asistió ayer a una nueva puesta en escena si bien no muy original si algo impactante. Lo malo es que los guiones siempre acaban cojeando y se descubren. No hay más que leer los comentarios que la audiencia va dejando en las redes sociales.

Ayer la actriz invitada no fue otra que la fotógrafa Chelo García Cortés, reconvertida en tertuliana de ‘Sálvame’, el programa que tanto ella como María Patiño y Gema López criticaron hasta la saciedad cuando estaban contratadas por la competencia.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

A María la tenemos totalmente abducida por el ‘Mundo Sálvame’ y ahora es la mejor defensora de quien en otro tiempo fue su enemiga declarada: Belén Esteban. Gema López hace más o menos lo que hacía en ‘Salsa Rosa’ aunque con menos glamur.

Chelo García Cortés recaló en el programa forzada por circunstancias económicas y nunca se la ha visto ni cómoda ni entregada, pero si con mucha prepotencia asegurando tener un ‘contrato blindado’ algo que el resto nunca le ha perdonado. Habitualmente su paso diario por el programa supone solamente estar, porque hablar, habla muy poco.

A Chelo se la ha acusado de ‘topo’, de ‘pelota’ y de otras lindezas y ya que no gozaba del favor de su ex amiga Isabel Pantoja, se la ha presionado hasta conseguir que renegara de ella públicamente. No es la primera vez que se la coge en un renuncio hablando mal de ‘Sálvame’ y de su categoría profesional, según ella muy por encima de la del resto.

Una supuesta cámara oculta grababa a Chelo diciendo que no quiere hacer el ridículo como Mila y Lydia, que ella es la única con categoría y poco más.

Vídeos destacados del día

Bueno, si hubo una cosa jugosa y es que por si alguien no lo sabía, los ‘bombazos’ de Kiko Hernández salen del pinganillo que lleva en su oreja derecha, o lo que es lo mismo, los directores le dicen en cada momento lo que tiene que decir. Hernández no es más que otro busto parlante.

Se armó la marimorena y naturalmente Chelo García Cortés entonó el mea culpa, los aludidos le dijeron de todo menos ‘guapa’ y ella lloró e incluso terriblemente avergonzada (léase con ironía) dijo que se iba para no volver y abandonó el plató. La audiencia no sabía a qué carta quedarse, pero reaccionaron enseguida y empezaron a dejar sus comentarios en el sentido de que veían que todo estaba guionizado y que no les engañaban.

Pasó lo de siempre: la fueron a buscar, ella regresó insistiendo en pedir perdón y en la vergüenza que decía sentir, los otros la perdonaron. Todos menos Kiko Hernández claro, que la acusó: ‘con mi pan no juega ni ‘chaquetitas’ ni nadie’ y empezó a desgranar todos los agravios que tenía con Chelo insistiendo vociferando a cámara como acostumbra e insistiendo en no estar dispuesto a perdonarla.

Hay que reconocer que la puesta en escena era buena y hasta tenía visos de realidad, pero todo se vino abajo cuando ese gran rencoroso que es Kiko, casi al final de programa y ya con una Chelo compungida pero ocupando su lugar, se levantó diciendo: ‘Un mal día lo tiene cualquiera’, para a continuación dirigirse a su compañera que con una perfección digna de premio se cubría la cara con las manos, mientras él la llenaba de besos y le ofrecía su magnánimo perdón. ¡Lástima de fallo que dejó al descubierto el montaje!

Hoy Chelo ha vuelto al programa sin problemas.Ya hay trama nueva costa de ‘GH VIP 4’:  piden el voto para que salga Alejandro y así tratar de impedir que la audiencia expulse a Raquel Bollo. Estrategia equivocada. Los amigos de Rappel al igual que el falso vidente no dan una.