Carlos Lozano es el gran favorito para convertirse en ganador de Gran Hermano VIP 4. Después de más de dos meses en la casa, su camino concursante parece llevar una senda paralela a la que convirtió a Belén Esteban el año pasado y, empujado por los 'lozaners', son varios los medios que le dan como futuro ganador de esta edición.

Tal y como sucediera con Belén Esteban en la tercera edición, Carlos Lozano ha conseguido un nivel de empatía con una gran parte de la audiencia del reality decano en la televisión española que asombra a propios y extraños. Con casi tantos detractores como seguidores, el presentador no para de librarse, una tras una, de cara una de las nominaciones, saliendo reforzado de cada movimiento de sus compañeros en Guadalix de la Sierra.

Para ello, el chico de los hoyitos en las mejillas, se ha convertido en el centro de las broncas. El conductor de programas en la televisión no ha dudado un momento en convertirse en el azote de sus compañeros de convivencia diciendo lo que piensa en cada momento, independientemente de quién sea la persona que tiene delante y de la repercusión que las palabras que va a intercambiar puedan tener. Él es así, y así hay que quererlo.

Sin embargo, este tipo de actitudes que tanto juego están dando y que le han convertido en el gran acaparador de cuota de pantalla en este GH VIP 4, no le ha impedido que sean innumerables las veces que este ha pedido perdón cuando se ha extra limitado en sus broncas, siendo también capaz de perdonar por las palabras más fuertes... o por el asunto del cepillo. Esa ausencia de rencor también gusta y mucho fuera.

Vídeos destacados del día

Qué decir de los desvaríos que le han llevado a hablar solo cada dos por tres. Como todos hacemos en casa o en el coche, o del hecho de que se conviertan en el alma de la fiesta y en el protagonista de cada celebración dejando momentos de lo más divertidos. Por no hablar de las estrategias. 

Carlos Lozano se ha erigido como el gran estratega y no le importa auto nominarse con ellas. Sabe que todo depende del público y este podría hacerlo campeón. Varias apuestas van por ese camino.