Tras el estreno del capítulo 35 de Dragon Ball Super y tras los curiosos avances del próximo capítulo, ha surgido una controversial duda que ha dejado impactado a más de medio millón de fans que siguen la serie semanalmente, pues resulta que el quinto integrante del grupo de Bills, considerado como uno de lo más fuertes, o mejor dicho, considerado como el más poderoso del equipo, y a su vez, el guerrero más fuerte contra el cual se ha enfrentado Bills, el dios de la destrucción del universo siete, sería finalmente un tipo débil y completamente torpe que no aportaría nada al torneo universal.

La razones por las cuales se afirma que Monaca sea un sujeto débil fueron explicadas indirectamente por Whiss, quien exclamó que Bills está ocultando la verdadera faceta de su quinto integrante, el cual no resultaría ser lo que todos estaban pensando en un inicio, pues basta con verlo todo desconcertado y en shock sin haber peleado, pues ha quedado inconsciente con tan solo haber visto el kamehame ha de Gokú en su primera batalla. 

Sin duda alguna, el tipo denominado "el gran puntero", no es un guerrero temible del cual preocuparse; sin embargo, lo entrañable de todo esto es que a pesar de no ser alguien temible, puede derrotar a Kyabe en la séptima batalla universal.

Nadie puede explicarse aquello, pues resultaría ilógico que Monaca, pueda derrotar a Kyabe, quien derrotó a Vegeta, siendo este último, un guerrero que puede alcanzar el nivel de los dioses.

Nos queda completamente claro que la trama de Monaca, el gran puntero, tendrá alguna relevancia en algún momento y que forma parte de la comicidad de Akira Toriyama, además de que hay cierta probabilidad de que Bills haya mentido sobre este para así hacer que indirectamente, sus dos principales guerreros, Gokú y Vegeta hayan logrado entrenar a consciencia y quizá también, hayan podido alcanzar un nivel superior al obtenido, pues recordemos que han estado entrenando durante 3 años en la habitación del tiempo, lo que serían 3 días en la tierra.