Como ya les hemos comentado en una entrevista concedida en el último Salón del Manga en Barcelona Anime News Network entrevistó a Tadayoshi Yamamuro y a Norihiro Hayashida. El primero es un conocido director de animación de Dragon Ball Z también involucrado en Dragon Ball Super, Dragon Ball Kai, La Batalla de los Dioses y La Resurrección de Freezer. El segundo es productor de anime y ha supervisado La Resurrección de Freezer y la saga final de Buu en DB Kai. En primer lugar Hayashida reconoce que el éxito de Dragon Ball en este siglo proviene en gran medida del estreno de Kai en el 2009. Gracias a este éxito se hicieron las dos últimas películas y posteriormente una nueva serie continuación de DBZ.

Sobre todo plantea que los espectadores de Kai volvieron a aumentar luego de la última película, generándose un ida y vuelta entre los productos de la franquicia.

Con respecto a la animación de Kai y las claras diferencias en las animaciones de la primera mitad (hasta la saga Cell inclusive) y la segunda (saga Majin Buu) según Hayashida hace bastante tiempo que el gobierno japonés prohibió los efectos de animación en los que se alternaba el color blanco y el negro al ser perjudiciales para la vista. Entonces al usar esta forma de animación los primero capítulos de la serie tuvieron que ser retocados y algunas partes redibujadas. Es por eso que en la saga de Majin Buu solo se limitó a la restauración en HD y a cambiar algunas cosas, mas allá de eliminar el relleno.

Por el lado de las películas ambos miembros de la franquicia hablaron de que Akira Toriyama tuvo la idea de resucitar a Freezer.

Vídeos destacados del día

Con respecto a las próximas películas o a una tercera la respuesta textual fue la siguiente: “Esperamos para ver qué pasa, pero podría haber algo pronto”.  Por ultimo sobre Dragon Ball Super han dicho que las críticas por la animación fueron muy injustas ya que por algunas escenas no se puede criticar a todo un producto. Por otro lado los dibujantes no tienen mucha experiencia ya que son nuevos y la animación japonesa en general está en crisis por los tiempos acotados de pre-producción y las prontas entregas semanales.