Vaya fin de semana de revelaciones entorno al programa de moda en Chile y que sigue cosechando audiencias más que notables al otro lado del Océano Atlántico.

Las confesiones de Bárbara, que fuera participante de esta primera edición de ¿Volverías con Tu Ex? están todavía retumbando entre los seguidores del reality show después de haber sacado a la luz información confidencial y que ni siquiera ella podía revelar por contrato y que afectan de manera evidente al normal transcurrir del concurso.

Según esta, el montaje de ¿Volverías con Tu Ex? es total estando todo pautado y viviéndose tremendas diferencias entre unos y otros concursantes, en función de las preferencias de la productora y la dirección del espacio de tele realidad, lo que ya de por sí supone una alteración, y por ende un tongo, según Bárbara.

Siempre atendiendo a las últimas declaraciones que esta ha realizado en los distintos platós y a través de sus cuentas oficiales en las redes sociales, las diferencias entre la vida que llevan unos y otros dentro del encierro en el granero serían tales que hasta se podría llegar a hablar de racismo, ya que esta quiere dejar claro que los "europeos" tienen un estatus del que no gozan los sudamericanos.

De esta manera, los del otro lado del charco estarían disponiendo de conexión a internet y telefónica a través de sus teléfonos móviles inteligentes que estarían revisando de vez en cuando cuando estos se ausentan durante unos minutos de las cámaras.

Lejos de quedar ahí, tanto Luis como Oriana, y sobre todo esta última, estarían además gozando de otro tipo de lujos que habrían sido incorporados como exigencias mínimas para acceder a entrar al reality tales como la posibilidad de poder comer en todo momento lo que a ella se le antoje, en diferencia al resto de compañeros del granero.

Así pues, la española estaría disfrutando cada dos por tres de "comida chatarra", tal como hamburguesas, pizzas y todo tipo de 'fast food' que obviamente no estaría siendo probada por nadie más de entre todos los concursantes. Según Bárbara, todo está preparado. Veremos si reacciona o no el programa ante tales acusaciones.