Ayer una servidora se tragó entero la nueva entrega del debate de Gran Hermano Vip, un programa que cada día está perdiendo más su encanto. Este formato nació con el objetivo de ver como un grupo de famosos conviven juntos dentro de una casa siendo grabados durante 24 horas. Los seguidores fieles de este formato, aquellos que nos enamoramos de este Reality nos entristecen ver en que se está convirtiendo ahora.

Si por algo se estaba caracterizando esta cuarta edición era por la abundancia de muebles en la casa.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Muebles son aquellos concursantes que se pasan todo el concurso a verlas venir, sin hacer nada. Pues parece que la calma se ha acabado en la llamada “casa de la pradera”. La gran guerra ya se estaba gestando desde la repesca de Fran y la salida de Rosa Benito, una concursante que no ha hecho autocritica de sus errores dentro de la casa.

Al igual que la bronca protagonizada por el presentador Carlos Lozano, la ex tronista Belén Roca y la argentina Charlotte.

Esta riña ha propiciado una serie de insultos que demuestra una vez más como el ser humano puede llegar a lo más bajo. “Viejo verde”, “Maltratador psicológico” son algunas de las lindezas que han soltado por su boca las cuñis, como así se llaman ellas. A su vez Carlos llamaba a la gallega “necesitada”, cuando ella no ha parado de pedir la entrada de un hombre para enrollarse con él. Siendo incoherente la actitud de Belén hacia él, la misma que afirma que quiere volver loco a Carlos para que se vaya a su casa o que iba a propiciar una discusión para que él saltase.

Mediaset omitió toda esa parte, que una servidora vio en el 24 horas. Al igual que el trozo dónde  Laura amenaza con contar lo de la enfermedad del hijo de Alejandro.

Vídeos destacados del día

Meter a un menor de edad en esta guerra me parece lamentable. Una cadena cuyo fin es cuanto más morbo crees mejor y si hay que tocar temas feos mejor.

Un programa que ante casos como la agresión con un vaso de agua u opiniones terroristas si se tomaron medidas. Sin embargo, el acoso y derribo hacia Carlos Lozano no es para que se haga. Que dos compañeras metan en un váter su cepillo de dientes. ¿No es digno de que se tomen medidas contra ellas? Y que encima estén planeando cómo hacerle la vida más imposible al que sin duda está siendo el protagonista de esta edición.

Lo que peor me parece es que jueguen con un tema por el que muchas mujeres pierden la vida desgraciadamente. Al igual que Carlos tenga que aguantar tantas vejaciones y no se haga nada por ello. Si fuera hacia una mujer, las medidas se hubieran tomado ya. Como ya se hizo el año pasado con Olvido Hormigos, cuando era acosada por sus compañeros.Los seguidores han mostrado su enfado ante la actitud pasiva de la organización, haciendo trendic topic un hastag que apoyaba a Carlos Lozano.  Porque el participante ha tenido que soportar que se le acuse de alcohólico sin pruebas.