Cómo están las cosas en los pasillos de Telecinco últimamente... Si primero fueron dos de sus presentadores estrella, como fue el caso de Jorge Javier Vázquez y Ana Rosa Quintana, enfrentados por mantener dos puntos de vista antagónicos en cuanto al famoso tema de Fran Rivera toreando con su hija a cuestas, ahora son dos de sus colaboradores más emblemáticos los que están en piede fuerra.

Hablamos, como no, de Belén Esteban y de Kiko Matamoros, quienes después de la entrada de Belén como invitada a Gran Hermano VIP 4, donde concursa la hija de Kiko, parecen haber roto relaciones de manera definitiva, tal y como estamos apreciando en los últimos capítulos de Sálvame.

Una situación que se ha multiplicado después de que el colaborador haya realizado una entrevista en la revista Lecturas en la que ha aprovechado para cargar tintas contra la Princesa del Pueblo, de la que dice, "no se le puede tocar ni un pelo", sin que no se arme la mundial, tanto en directo como en el entorno cercano a la de Paracuellos en Telecinco, donde parece ser la protegida, como ya hemos intuido en más de una ocasión teniendo en cuenta la gran cantidad de audiencia que la sigue y que se iría con ella donde fuese.

En esta entrevista, Matamoros asegura que la colaboradora nunca "hubiera hecho con su hija lo que hizo con la mía" en referencia a la manera en que esta la trató y la informació que le dejó entrever de fuera alterando el normal desarrollo de la vida de Laura dentro del concurso, y haciendo que Kiko sacara las garras de padre por su hija.

Vídeos destacados del día

Como ven, parece que la situación de cordialidad entre estos dos personajes del mundo del colorín está más que en entredicho habiendo pasado ya a un momento de calma tensa que puede volver a desatar todo tipo de declaraciones -hay que recordar que ambos conocen al dedillos intimidades del otro- en los programas en los que ambos toman parte.

Según algunos mentideros ya se ha llegado a hablar incluso de provocar un careo en alguno de los próximos Sálvame Deluxe. Habrá que esperar para verlo.