¡La pareja más querida de la historia de Mujeres y Hombres y Viceversa ya lleva seis meses junta! Medio año después de que Manu nombrara a Susana en el día de la su Gran Final y se marchasen de la mano han pasado muchas cosas hasta llegar al punto en el que ahora nos encontramos.

Desde aquel día, la guerra de celos a la que la que fuera pretendienta favorita de Manu en MYHYV y sus otras finalistas, Aitziber y la actual tronista Ruth, ha sido sin cuartel. Confesiones que involucraban al que fuera tronista, quedadas con ellas más allá de la grabación de la Final, chicas con las que supuestamente tenía contacto el tronista y declaraciones cruzadas tanto el programa como en las entrevistas han tenido la culpa de muchas de las crisis nacidas, en muchos casos, de la envidia que supone ver el amor que se procesa una pareja que parece perfecta.

Sin embargo esa perfección no es tal ni es sinónimo de felicidad todo el tiempo y de camino de rosas. Si algo ha llevado mal Susana desde el inicio de esta historia y su aversión a la exposición a los medios de comunicación que esta ha revelado al poco tiempo de salir del plató donde se graba Mujeres y Hombres.

Entrevistas canceladas, bolos que no se llegaron a firmar y una crisis de ansiedad que ha apartado a Susana de las grabaciones de MYHYV, donde se supone que haría de gancho junto a su chico, han marcado estos últimos meses en los que ambos se han lanzado, además, a la complicada aventura que supone siempre empezar a vivir juntos.

Este fue precisamente otro punto que Susana no ha podido llevar bien. Tras las primeras semanas viviendo juntos en su piso de Madrid, centro de operaciones de bolos y apariciones televisivas -sobre todo de Manu- este reveló que Susana era incapaz de poder al ir baño con él delante y que este se tenía que ir a dar una vuelta para que ella se sintiera tranquila y libre en una actitud de propia de novios primerizos.

Vídeos destacados del día

Superadas las crisis de celos, controlada la ansiedad y asentada su historia de amor, Manu y Susana viven un momento de estabilidad que esperemos que dure. No se lo van a poner fácil, pero por ahora han podido salvar todos los obstáculos. Larga vida al amor.