Jordi Évole ha vuelto con otra tanda de programas dedicados a lo social, y ha tratado un tema que levanta ampollas, sobre todo después de la insólita y peligrosa convocatoria, finalmente suspendida, de “ultramachistas” en varias ciudades, convocadas por un bloguero que hace apología de la violación, y el indulto parcial de François Hollande a una mujer que mató a su violento marido después de 47 años de infierno.

Pese a los datos irrefutables de que la Violencia de género, sobre todo del hombre contra la mujer, está probada, hay que oír quejas de hombres que dicen que no es la mujer, sino el hombre, quien es maltratado, reciben apoyo de un partido de ultraderecha escindido del PP e incluso amenazaron con boicot contra el programa de “Salvados” que trataba el tema.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Mostró a una mujer que recibía terapia por haber sufrido violencia machista, entrevistó a una letrada especialista en el tema, a un psicólogo vasco que da terapia a hombres maltratadores, a uno de estos hombres que recibe terapia y a una mujer, miembro de una asociación, que superó un caso de violencia de género en carne propia.

Ante los que le acusan de maniqueo y de venderse a los lobbys feministas, Évole mostró el asunto sin maniqueísmos, viéndose esto en la confesión del maltratador que recibe terapia en Bilbao, el cual hablaba sin pelos en la lengua, y en lo que los chicos y chicas de un instituto que visitaba la mujer de la asociación para hablarles de maltratos, decían, sin mala intención por parte de ellos, algo en que se veía que los tics machistas y sexistas siguen en auge, como lo de la “tía buena” ante todo (pese a que las alumnas también mostraron un obsesivo gusto por el “tío bueno”, aunque no tuviera éste mucha inteligencia).

Pero quien más impresionó al público fue la mujer de la asociación, Marina Marroquí, con sobrepeso pero con una simpatía arrolladora, que confiesa que tiene autoestima y no se siente inferior por no estar delgada.

Vídeos destacados del día

Eso para empezar, y cómo ella ha podido salir adelante después de haber sufrido violencia de género cuando era adolescente durante varios años.

Aparte lo que contó en el programa, podemos remitirnos a su entrevista en El Periódico de Catalunya, en las páginas centrales de uno de sus suplementos dominicales, “Más Periódico”, donde confiesa que aún tiene miedo de ir sola a cualquier centro comercial, pues allí conoció al chico del que se enamoró como una ingenua y después le hizo la vida imposible. En esa entrevista entra de lleno en su odisea personal, y recuerda que su ex ahora es voluntario de una ONG, que “es un hombre que ayuda a cruzar a todas las ancianitas con las que se encuentra”, y que “a él, su imagen le preocupa”.

Pero sacaremos algunas de sus frases en “Salvados”: “Cuando sales del maltrato, eres un papel en blanco, no tienes nada, eres lo que él te ha hecho creer que eres”, recomienda a los padres “que escuchen a sus hijas sin agobiarlas, si cuentan pequeños problemas, no quitarles importancia” o “Por cada asesinada, hay miles que logran superarlo”.