"Gran Hotel Balneario VIP", así es el nombre que recibe la nueva prueba semanal de 'GHVIP'. Los concursantes son los trabajadores y como en todo buen hotel tendrán que tratar adecuadamente a sus huéspedes. La mala noticia, para ellos, es que cada huésped es la última persona con la que cada concursante se querría encontrar.

Ya se auguraba una sexta gala de 'GHVIP' movidita cuando se conoció la identidad de los tres primeros visitantes: Kiko Matamoros, Víctor Sandoval y Aguasantas.

Todos deseaban ver como sería el reencuentro entre Laura y su padre Kiko y el momento no se hizo esperar pues tuvo lugar nada más comenzar la gala. “La madre que te trajo” fueron las primeras palabras que Laura pronunció nada más verlo tras las cuales fue abrazada por su padre.

Gesto que ella no sabía si recibir o rechazar mientras se echaba a llorar. Y como si en el aire que se respiraba hubiera poca tensión, entró Javier, el hijo de Makoke, quien ya se había encontrado con Kiko y que venía de descubrir a la nueva huésped, Aguasantas. Sin embargo, los tres se sentaron tranquilamente en el sofá a hablar sobre el concurso.

El ambiente comenzaba a estar más relajado cuando de nuevo se palpó la tensión en el aire con el reencuentro de Raquel Bollo y Aguasantas, la ex novia de su hijo y concursante de 'GHVIP3'. “Buenas noches señora” fueron las primeras palabras que Raquel le dirigía educadamente a la joven que lo primero que hizo fue pedir un vaso de agua. Tras esto, Raquel se alejó y espero en la recepción hasta que se juntaron todos los compañeros los cuales estaban con Víctor Sandoval en una de las salas de prueba.

Vídeos destacados del día

Los primeros en entrar fueron Javier, Laura y kiko Matamoros a quien Raquel Bollo abrazó rompiendo a llorar. La colaboradora de "Sálvame" se agobió hasta el punto de encerrarse en el confesionario y pedir los requisitos para abandonar el reality.

Finalmente, Raquel pudo hablar con su hijo Manuel quien consiguió relajar a su madre diciéndole que se encontraba bien y que  "demuestra cómo eres, que personas como ella deben besarte los pies, y no permitas que esa persona te ponga en la calle, que lo haga el público."