Esta semana tuvimos novedad a la hora de los alegatos de los nominados en el programa "Limite 48 horas" de Gran Hermano Vip. En lugar de hablar los propios concursantes, los defensores de plató fueron los encargados de esta misión.

La primera en hacer su alegato fue Makoke, en defensa de su hijo Javier Tudela. Las palabras que escogió para defenderle y evitar su expulsión cayeron como un jarro de agua fría a Laura, que se dio por aludida por una frase que dijo la pareja de su padre. Makoke destacó que a pesar de estar viviendo una situación dificil y dolorosa, Javier estaba mostrando mucha fuerza, y declaró que para ella es un ejemplo de tolerancia, respeto y amor a los suyos.

Igualmente dijo que aunque el jueves finalmente sea expulsado, podrá hacerlo con la cabeza muy alta.

A los pocos instantes de terminar de ver el vídeo con el alegato comenzó una discusión que fue subiendo de tono poco a poco. Laura le recriminó a Javi que nadie le estaba haciendo difícil la estadía en la casa, sino todo lo contrario. Alejandro le hizo notar a su compañera que si se había dado por aludida seguramente sería porque ella misma habría dicho algo malo de su hermanastro

Laura, que no es capaz de contenerse siguió con la discusión a pesar de los intentos de Javier por tratar de que no tocaran el tema de su madre. 

Alejandro, tratando de defender a su amigo le recriminó a Laura que la única que le ponía las cosas difíciles a su hermanastro era ella misma, y le recordó que ha hablado mal de él y su madre en muchas ocasiones.

Vídeos destacados del día

Carlos  quiso mediar para que dejaran el tema, y Julián terminó metiéndose también, ya que vio que Laura había perdido los nervios completamente y estaba visiblemente alterada.

Raquel, a la que hemos visto aconsejar a Laura en varias ocasiones intentó explicarle que no era el momento adecuado para que dijera esas cosas, y le recordó que no saben lo que el público está viendo fuera.

Laura y Alejandro, haciendo caso omiso al resto terminaron a gritos y se dijeron palabras bastante desagradables. Javier, harto de la situación, se levantó y les pidió que dejaran el tema de una buena vez

Durante el día de hoy, Laura ha estado agobiada y nerviosa e incluso ha dicho que tiene ganas de abandonar e irse a su casa.