Y este propósito no era otro que darle la vuelta a las votaciones que expulsaban mayoritariamente a Javier, el hijo de su novia Makoke y hacer que fuese Alejandro o Charlotte los que saliesen en su lugar. La cara de Matamoros en el confesionario, sus balbuceos y ese lapidario: ‘Si lo sé, no vengo’ no dejaban lugar a dudas.

Me diréis que podía salir Charlotte, pero el hecho de que de nuevo no nos dijesen quién había sido salvado por la audiencia, deja bien a las claras que esa persona no es otra que esta joven ingenua y divertida que ha traído un soplo de frescura e inocencia a la casa.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

La llegada de Matamoros ha logrado desestabilizar a Laura que conoce a su padre y que nada más verlo afirmaba: ‘Ha entrado por Javier’. No quiere creerlo pero lo intuye y eso que no sabe como de ‘tocado’  lo ha dejado la expulsión de su hermanastro por un 60,3%. Un Matamoros que unas horas antes y frente a las críticas de sus propios compañeros de ‘Sálvame’ que no le creen, afirmaba: ‘Entro para reforzar a Laura’.

Deseando estamos de ver como transcurre el fin de semana y si ahora que el objeto de sus desvelos ya está en casa con su madre es capaz de centrarse en quien realmente lo necesita. Mucho se lo va a tener que trabajar para que la audiencia de crédito a su actuación en la casa. ¿Abandonará antes del domingo?

La reacción de Raquel Bollo estaba cantada. Ver a Aguasantas su ex empleada que pudo ser su nuera, saber que está haciendo un concurso de pena y darle la ventolera de querer abandonar la casa, fue todo una. Llorando en el confesionario alegaba una y otra vez que el motivo de su deserción era la protección de su hijo cantante y mayor de edad, no lo olvidemos. Claro que cuando añadió en sus cuitas lo que le habían comentado respecto a su paso por la casa, lo vimos todo más claro. La llamada del hijo de sus entretelas solucionó el drama.

Vídeos destacados del día

Otro que quiso abandonar, aunque lo dijo con la boca pequeña y no coló, fue Sema a quien Víctor Sandoval bajo de la nube en la que está subido, gracias a no afearle la dirección del programa sus comentarios soeces e insultantes que en la anterior edición hubiesen sido causa de expulsión inmediata. Ahora ya sabe que fuera no tiene los apoyos que creía y que en cuanto esté nominado la audiencia no tendrá piedad.

Los nominados esta semana son: Carlos, Laura, Rappel y Liz

Esta última tiene todos los números a su favor para unirse al grupo de expulsados el próximo jueves. Es lo que tiene ser carne de Reality, que la audiencia se conoce los trucos y el teatro y se cansa de que intenten manipularla. No ha colado esa especie de obsesión sexo-romántica por Alejandro que ya no sabe como decirle que no van a tener edredoning y menos ahora que él no está nominado.

Sus ‘piki piki’ constantes con Sema no ayudan tampoco y el haber podido comprobar que no le gustan los gusanos como a la mayoría de los mortales, pero que está muy lejos de padecer una fobia y que la que le montó a Laura fue para ver si la echaban puede ser el detonante para su expulsión por un buen porcentaje.