Los premios anuales de la Academia del Cine Español cada año tienen una mayor repercusión en la sociedad española, hasta el punto en el que se han convertido en un escaparate imprescindible para exhibirse en sociedad.

El Cine es sin duda un arte y una industria a la que rodea el glamour, al fin y al cabo vamos al cine para ver historias en las que podamos reflejarnos y evadirnos de la cruda realidad, pero también tiene mucho de escaparate y pasarela, por donde desfila lo más granado de la sociedad.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Podemos

Y como es lógico, entre bambalinas, los personajes de moda al margen de celuloide también acaparan la atención de la prensa y las televisiones, en ocasiones, robando protagonismo a las producciones nominadas.

En este año en el que se están fraguando alianzas políticas para formar gobierno no podían faltar al evento quienes también son estrellas en el el congreso.

Que Pablo Iglesias se ha convertido en un actor de primera fila en la política española no lo puede negar nadie, en gran parte debido a una inteligente puesta en escena que le ha supuesto "borrar del mapa mediático" a la mayoría de sus adversarios políticos, envueltos en una retórica y una imagen decimonónica capaz de aburrir a la ovejas. Alguien capaz de acudir a una audiencia con el rey de España vestido como para ir a una barbacoa y que luce en la gala de los Premios Goya [VIDEO] levita y pajarita al más puro estilo del afamado "cobrador del frac", demuestra ser conocedor de que en la diferencia está la virtud, y que romper con esquemas que se daban por supuestos tiene el premio de la notoriedad pública.

Vídeos destacados del día

Sin necesidad de usar su habitual y brillante dialéctica, sacó gran partido del atuendo exhibido en la noche mágica, más parecido al de James Bond a punto de brindar con un dry martini en una copa de champagne que al de un líder de las masas obreras.

Pedro Sánchez también asistió al evento, quizás con la intención de buscar inspiración para el guión que está escribiendo para formar gobierno, y que promete ser tan intrincado como el de una película de Pedro Almodóvar, y en esta ocasión fue capaz de dejar a la derecha a Pablo Iglesias, al menos en lo que a atuendo se refiere, ya que escogió la sobriedad de una americana y la comodidad de una camisa desprovista de corbata, eso sí, su notable estatura y su deportivo físico le hacían ser capaz de hacerse pasar por el protagonista de un filme que ha nominado al mejor actor.

Y Albert Rivera cierra este triunvirato político que se sumó al protagonismo de la gran noche del Cine español, de igual manera que Pablo Iglesias, se presento con una factura y estilo impecable, parecía "El Gran Gatsby" ataviado de tal manera, personaje que han interpretado actores de la fama de Robert Redford  y Leonardo Di Caprio.

No cabe duda que la etiqueta le queda bien y le sirvió para lucirse en la pasarela de la fama.

La ganadora de la noche de los Premios Goya fue la cinta Truman, que se llevó cinco "estatuillas", y su conductor, Dani Rovira, que no podrá negar que debe la fama a sus apellidos, vascos y catalanes para ser exactos.