El episodio piloto de la serie Games of Thrones es quizás uno de sus mejores capítulo. Cuesta creer que el piloto original de la serie haya sido tan desastroso que apenas un 10% de las escenas de ese primer capítulo grabado hayan sobrevivido. 

Recientemente, los productores ejecutivos de la serie. Dan WeissDavid Benioff, confesaron en un podcast de Scripnotes, que la historia que se esconde tras el episodio piloto que presentaron a la cadena HBO, es una historia bastante traumática en su carrera. 

Los guionistas John August y Craig Mazin, presentadores del programa y amigos de ambos productores, fueron dos de las personas a las que presentaron el episodio piloto.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Series

Durante la entrevista en el podcast, Dan Weiss confesó: "Observar a mis amigos mientras veían el piloto original fue una de las experiencias más dolorosas de mi vida... Tan pronto como terminó, Craig Mazin nos dijo: 'Tenéis un problema enorme'".

Y el problema era realmente enorme, ya que ese capítulo representaba el trabajo de cuatro años. Según Weiss y Benioff, ninguno de los espectadores que visionó el piloto original se había percatado que Cersei y Jamie Lannister eran hermanos además de amantes, una parte central de la trama. La solución que encontraron fue grabar nuevamente el episodio piloto (un 90% del mismo) y cambiar de director: Timothy Van Patten, realizador de "Roma" y "Los Soprano". 

Grabar nuevamente el episodio piloto supuso una tarea realmente ardua para los productores, que en apenas una hora debían dar una introducción sobre Los Siete Reinos, explicar por qué Robert era el rey y presentar todas las intrigas políticas que rodean a la trama. Para lograrlo fue necesario realizar varios cambios.

Cambios en el elenco

Dos de las actrices principales de la serie fueron reemplazadas en el nuevo episodio piloto: Catelyn Stark,había sido interpretada inicialmente por Jennifer Ehle, pero finalmente Michelle Fairley se quedó con el papel.

Vídeos destacados del día

El otro cambio fue el de la británica Tamzin Merchant, que había sido elegida para el rol de Daenerys Targaryen, pero fue reemplazada por Emilia Clarke. Hoy día cuesta imaginar a otra actriz interpretando ese personaje. 

Supresión de escenas

La muerte de Jon Arryn fue una de las escenas eliminadas del episodio original. Recientemente el actor John Standing reveló la escena que había sido filmada y que cuenta con la participación de Lena Headey (Cersei). La escena incluye a Jon Arryn moribundo, mucha tinta, y aplastamiento de dedos.

Increíblemente, los dos productores lograron convertir lo que aparentemente había sido un episodio tedioso y confuso en lo que es hoy Juego de Tronos, una de las Series más valoradas y galardonadas de todos los tiempos.