La educación sexual es un tema que suscita polémica en muchas culturas, debido a los tabús que a menudo imperan por motivos religiosos, Noruega es una sociedad avanzada y abierta que ha optado por abordarlo desde los medios de comunicación.

Pubertet es el nombre de una serie de ocho episodios que el canal de televisión estatal de Noruega NRK ofreció el pasado año 2015, comenzando sus emisiones en el mes de mayo. Conducido por una popular presentadora nórdica llamada Line Jansrud, utiliza un lenguaje sin ambigüedades, claro y conciso, para explicar desde una óptica fisiológica los cambios que se producen a partir de la pubertad y abordar la educación sexual de una manera didáctica.

Lo que ha levantado una viva polémica en algunos ámbitos es el empleo de modelos desnudos (personas adultas y comunes) para mostrar la evolución de los órganos sexuales desde la infancia hasta la edad en la que un cuerpo ya ha alcanzado la madurez. En uno de los capítulos, en donde se explican las funciones orgánicas del pene, la presentadora se sitúa en el pasillo de una ducha, por donde se acerca uno de los modelos y con su brazo extendido le conmina a detenerse, entonces le desprende de la toalla y sin tapujos procede a la locución del guión sosteniendo en sus manos los órganos sexuales del varón que ejerce de modelo.

Esta escena, sería considerada abiertamente pornográfica en la mayoría de las culturas del mundo, y su emisión en un canal canal público sencillamente imposible, sin embargo en la sociedad noruega ha sido considerada como algo instructivo y absolutamente normal, que nada tiene que ver con la pornografía, ya que como es lógico no hay ninguna escena explícita en la se muestren relaciones sexuales, sino que la realización es similar a la de un programa de ciencias naturales, la diferencia está en un tema tan complejo a la hora de poner en práctica un método educativo.

Vídeos destacados del día

La serie de educación sexual Pubertet ha tenido bastante repercusión en las redes sociales a pesar de la discreción con la que transcurren los acontecimientos sociales en el país nórdico, fruto de esta visibilidad en el panorama del Social Media la popularidad de la producción noruega se ha visto reflejada en medios digitales como la versión para Internet del periódico "El Mundo". En el canal de YouTube de la cadena NRK se ofrece una lista de reproducción en la que se pueden ver todos los epidodios, pero para acceder a este contenido hay que iniciar sesión y para confirmar que la edad es apta para visualizarla, es decir, lo que se emite en horario infantil en Noruega está vetado en YouTube para ese mismo segmento de público.

La polémica está servida: ¿es lícito ofrecer un contenido de educación sexual tan explícito de manera abierta y dirigido a un público menor de edad?, sin duda es una cuestión cultural, la malicia no está en el objeto que se mira, sino en el ojo que la observa.