Los juguetes son los encargados de regalar ilusión a los más pequeños sin pedir nada a cambio. Ese momento de impaciencia mientras desenvuelves lo que va a ser tu tesoro más preciado y la posterior sonrisa, no tienen precio a ojos de unos padres. Pero en ocasiones, aquello que a simple vista puede parecer un regalo de lo más inocente, puede convertirse en algo realmente atroz y destructivo, capaz de acabar con la vida de ese inocente niño. Un arma de doble filo, un asesino sin alma.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Vamos a conocer, los cuatro juguetes “asesinos” más atroces del mundo.

  • Magnetix

Magnetix es un juego cuya finalidad es desarrollar la creatividad del niño hasta límites insospechados.

Las formas que se pueden crear con este “inofensivo” juego, son infinitas. Por muy inocente que parezca este regalo, en realidad, es un asesino silencioso; pues las primeras versiones de Magnetix, contenían piezas muy pero que muy pequeñas. Kenny Sweet, se tragó varias de estas diminutas piezas, las cuales, eran imanes que se pegaron los unos a los otros en el interior del organismo del pequeño, causándole asfixia y roturas de todo tipo. Kenny Sweet, tuvo una muerte muy dolorosa.

  • Aqua Dots

Los Aqua Dots apenas duraron unos meses en el mercado, el tiempo suficiente, para destrozar a algunas familias. Aqua Dots, era un juego que consistía en crear figuritas y dibujos a través de unas pequeñas piezas que contenían una alta dosis de productos químicos. Cuando el niño hacia su figura o dibujo, se le echaba un poco de agua para solidificar y juntar las piezas como si se tratara de pegamento.

Vídeos destacados del día

Durante este proceso, el juguete liberaba una sustancia mortal conocida como GHB, que en las discotecas se la conoce como una de las drogas preferidas por los violadores. Sus efectos secundarios aparte de somnolencia, vómitos y diarreas, podía producir, la muerte, y así fue.

  • Lawn Darts

Los Lawn Darts, que traducido al español seria Dardos de Césped, era un “juguete” que, por increíble que parezca, era para niños. Las autoridades, no tardaron mucho tiempo en proclamar este juguete como algo ilegal en manos de un menor. Básicamente, era un dardo normal pero mal construido, pues su cola, era extremadamente pesada. En pocos meses, más de 6.500 niños tuvieron que acudir a las salas de urgencia con heridas de diversa consideración. Como es de suponer, alguno de estos heridos, murió.

  • Austin Magic Pistol

Sin duda alguna, la peor idea jamás creada bajo el nombre de juguete. La pistola mágica de Austin se comercializo en los años 50 y podía disparar casi cualquier objeto a 25 metros de distancia. Imaginaros la potencia que tenía este mal llamado “juguete para niños”. Tal era la fuerza, que incluso podía disparar bolas como canicas o piedras y a menor distancia, bolas de acero del tamaño de una bola de billar. No hace falta decir más sobre las acciones que un niño podía tomar con ese producto en sus manos. Hubo varios muertos.