"Sundance" es conocido por ser uno de los más abiertos y extravagantes del universo de los festivales cinematográficos en el mundo. También es famoso por crear familia entre todos los directores que participan de él, con un seguimiento continuo sobre cintas, guiones y procesos creativos. Sundance no es cualquier festival, y es que tras él se encuentra quizá la gente más intelectual del séptimo arte.

Puede que haya sido esa la razón para que "Swiss Army Man", la última película del actor Daniel Radcliffe (Londres, 1989) haya sido directamente lapidada por la crítica y que el público haya abandona la sala a mitad de la proyección.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

 "La película más extraña e inusual de la historia de Sundance", "demencial" o "un sueño de locos" fueron algunas de las palabras de los críticos para con la cinta, Otros fueron más directos "ofensiva", "grosera", "de mal gusto".

La cinta dirigida y escrita por Dan Kwan y Daniel Scheinert está protagonizada por el nominado a los Globos de Oro Paul Dano y cuenta la historia de un joven con tendencias suicidad que se encuentra con un cadáver en una playa abandonada. Sin embargo, pronto se descubre que el cadáver (encarnado por Radcliffe) se trata en realidad de un zombie con constantes flatulencias y erecciones. En el transcurso de la cinta se suceden largas conversaciones sobre el sentido de la vida y de la masturbación. La comedia fue demasiado tanto para el público como para los críticos, que abandonaron la sala de proyección casi en un cincuenta por ciento.

Daniel Radcliffe, sin embargo ha defendido la cinta y su participación en ella durante su comparecencia ante la prensa del festival, argumentando que no dudó ni un solo segundo en unirse al proyecto,que le ofrecía (según su particular opinión) de hacer algo interesante, interpretar a una persona muerta en un contexto diferente y divertido a partes iguales.

Vídeos destacados del día

Sin embargo, el público no pensó lo mismo, y abandonó de forma masiva la sala de la película de Kwan y Scheiner, que según sus creadores nació a raíz de "una broma de pedos". Parece que Sundance no está para bromas.

 EL ESTÚPIDO DISPARATE DE ZOOLANDER

CHARLOTTE RAMPLING ATACA BOICOT A LOS OSCAR