Rossy de Palma (Palma de Mallorca, 1964), a sus cincuenta y un años, es sin duda una de las divas indiscutibles del Cine español. Con una carrera internacional que deja sin palabras, precisamente la palabra es lo que ha hecho de esta intérprete una referencia, desde que saltara a la fama como "Chica Almodóvar" en el film "Mujeres al Borde de un ataque de nervios" a ser la maestra de ceremonias de la próxima edición de los Premios Gaudí de la Academia del Cine Catalán, el próximo domingo.

Nominada a Mejor Actriz Secundaria por su rol en la película "Anacleto" y próxima a estrenarse en la nueva película de Pedro Almodóvar "Julieta", la artista ha defendido al cine español tras la polémica por supuestos casos de corrupción para la financiación de proyectos cinematográficos.

"En España sigue siendo muy duro conseguir financiación para hacer una película, y que luego te la distribuyan. Es una carrera de obstáculos", asegura De Palma. "Otros sectores como el del automóvil están más subvencionados. Parece que a la gente del cine nos regalan el dinero y vivimos del cuento, pero en este sector todo el mundo es autónomo", sentencia.

Recientemente, la actriz presentó sobre las tablas del Teatro Piccolo de Milán la obra "Resilencia de Amor", un monólogo de inspiración surrealista con entradas agotadas y enorme repercusión mediática. En junio próximo volverá al mítico teatro milanés con "La Ópera de los 3 peniques" de Bertolt Brecht y Kurt Weill y rodará dos películas más bajo las órdenes de directores españoles.

Rossy de Palma, si bien fue parte de la movida madrileña en los ochenta con su banda "Peor Impossible", no fue hasta que Pedro Almodóvar la sacara de un bar donde trabajaba de camarera para convertirla en una estrella e icono del séptimo arte y no solo en la península.

Vídeos destacados del día

Tras su paso con el manchego, volcó casi toda su carrera a Francia donde rodó películas con destacados directores y luego siguió rodando con directores italianos hasta llegar a Hollywood. Cuenta que Antonio Banderas trató de convencerla para que se radicara en Nueva York, pero eligió Francia, y es que De Palma es demasiado europea. En 29 años de carrera ha rodado sesenta y ocho películas, números suficientes para que el próximo domingo, el cine catalán y español celebre por todo lo alto.

JENNIFER LAWRENCE SERÁ AMANTE DE FIDEL CASTRO

EL ESTÚPIDO DISPARATE DE ZOOLANDER