Carmen López nació en Alicante hace 43 años. La antigua Miss Sevilla 1991, se ha encargado desde el minuto uno de hacer saber a sus compañeros, en especial a Carlos Lozano, a quién hay que dar un premio por su paciencia, que ha cursado tres carreras de grado superior: Derecho, Periodismo y Arte dramático.

Afirmaciones como: ‘Fui trending topic negativo mundial, ha sido un aprendizaje político de traiciones y difamaciones lo que yo he vivido’. Soy una luchadora nata y no soy capaz de entender que mi propio partido me linchara’. Son su ‘leiv motiv’ unidos a una constante perorata sobre sus cualidades políticas y lo mucho que su partido ‘Ciudadanos’ la ha hecho sufrir.

Olvida Carmen que ya no pertenece al partido y que su líder Albert Rivera ha renegado públicamente de ella en un tuit: ‘No es de C's’. Lo que pasa es que a Carmen, a la que llaman ‘la concejal de Chicago’, ciudad a donde se ha ido a vivir siguiendo a su marido filólogo árabe en paro, pretendió que el Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta le subvencionase sus desplazamientos a los plenos para ejercer su trabajo lo que motivó su salida de ‘C’s’.

Se ha negado a devolver su acta de concejal a pesar de no ir a los plenos de la población que la votó, ya que según cuenta no tiene dinero para poder desplazarse. Así que estamos ante una política que sigue en activo pero que no ejerce y por lo tanto está defraudando a esos ciudadanos que la votaron, lo que la pone a la misma altura de esos políticos corruptos que ella dice denunció y que son al parecer los que la han arrastrado por el barro.

Vídeos destacados del día

No tuvo reparos en protagonizar un reportaje pseudo erótico en la revista ‘Interviú’ donde en portada la anunciaban así: ‘La concejal expulsada de C’s hace un Rivera’.

La díscola edil de las tres carreras, acapara protagonismo a base de meterse en todas las conversaciones cuando no está directamente hablando de ‘su tema’ y haciéndonos participes de sus ‘necesidades’ a saber: hacer deporte antes de ducharse por la mañana, agua caliente para cuidar su melena, aceite de oliva para desayunar, masaje en las cervicales que el buen Carlos, como no, le ha dado. En fin, un no parar de hablar y de pedir.

No se despega de Carlos Lozano al lado de quien se sienta en todas las comidas, sobremesas y dónde haga falta. Ayer por la noche y cuando ya llevaba un buen rato soltándole su perorata política él logró por fin escabullirse. En una de las habitaciones Rappel hablaba de conjuros y hechizos a Liz, Sema, Laura y Julius, pues allí que se presentó la inefable Carmen logrando acaparar la conversación como hace con todas en las que participa.

Su amiga de la infancia Lucía Hoyos, una vez puesta al día de todas sus hazañas y grandezas la rehuye con ahínco.

Su afán de protagonismo no conoce límites y sus quejas tampoco: le falta aceite, agua caliente, no ha comido todavía arroz, no piensa ponerse bikini para hacer la prueba……. Sea por el motivo que sea, su voz siempre se oye en primer o segundo plano. Esta mañana le daba lecciones de egiptología a Rosa Benito. Vamos a ver cuánto tardan sus compañeros en nominarla.