¡A Rey muerto Rey puesto! Después de hacerse oficial la marcha de Julen, el tronista más joven de la larga historia de Mujeres y Hombres y Viceversa, el programa ya ha encontrado al que considera al sustituto ideal para incorporarse al trono de hombres de MYHYV a partir de la próxima semana.

El elegido, según distintas fuentes que han confirmado la noticia que anoche se cerraba como simplemente un rumor, y a falta de que sea la productora del dating show de Telecinco la que lo haga oficial, es Adrián, el que fuera pretendiente de Samira Salomé y finalista junto a Jonathan.

Después de haber coqueteado con la posibilidad de que fuera Suso el elegido para ocupar el trono y así hacer un trasvase de espectadores de Gran Hermano, cuyo share ronda el veinticinco por ciento cada emisión a MYHYV, finalmente el corazón les ha podido y han preferido hacer un guiño a los tradicionales seguidores del espacio dedicado al amor en mediaset recuperando uno de los rostros más queridos de la pasada temporada.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal MYHYV

Para los que no lo conozcan, o no recuerden su paso por el programa, Samira, una de las tronistas que más tiempo han estado ocupando el trono de MYHYV, decidió llevarse hasta la final a dos perfiles muy distintos.

Por un lado estaba Adrián, un buen chico, que no paraba de demostrarle su afecto a través de gestos que no ponían en duda en ningún momento sus sentimientos, mostrándose por ello en ocasiones algo débil al verse desbordado por el amor.

Sin embargo, Jonathan, su rival en la final, era todo lo contrario. Un chico con un perfil más duro, menos 'romanticón' y más 'malote' con una mejor posición económica y que le prometía dar más guerra, pero quizás menos cariño. Al final, Samira se acabó decantando por este último con el que no duró ni dos semanas.

Ahora, Adrián parece que está listo para afrontar una nueva etapa como tronista en busca del amor con un perfil mucho más similar al de Manu. Adri, como le llaman los amigos, viene a buscar el amor de verdad y no a calentar la silla.