Se acerca el jueves y con él llegarán de manera indefectible las primeras nominaciones de la cuarta edición de Gran Hermano VIP tras una semana de intensa convivencia y donde ya han quedado más que claros cuáles son los grupos, las filias y las fobias existentes en la casa que marcarán el sentido de cada una de las nominaciones.

Tanto es así que, desde el pasado domingo, son varios los miembros de la casa que ya hablan abiertamente de cuáles van a ser sus nominados, por qué, y qué debería hacer el resto para evitar salir a la palestra y colocar en primera línea de fusilamiento ante el batallón de combate al enemigo que les ha ido saliendo al paso en sus primeros pasos en la casa de Guadalix de la Sierra.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Así pues, con esto vemos como Carmen López será, haga lo que haga de aquí al momento en el que sus compañeros comiencen a proferir los nombres de los nominados, una de las que a priori no podrá evitar convertirse en la primera nominada lo que, ojo, viendo su escaso apoyo fuera de la casa, la podría convertir en la primera expulsada de este GH VIP 4.

Algo que desde esta tribuna de análisis creemos que podría ser un gran error ya que su estrategia de inmolarse en la casa desestabilizando a todos los concursantes promete dar mucho juego, generar muchos momentos de tensión y, en definitiva, animar una convivencia que necesita de este tipo de personajes o de otros como Carlos Lozano, quien parece haber optado por la estrategia Suso de pinchar a los compañeros para iniciar una guerra que guste a los fieles de este reality.

Precisamente Carlos Lozano y Rappel, que tuvo una fuerte discusión con ella, ya están haciendo frente para conseguir más votos para Carmen López en la primera nominación de la casa. Ojo porque Carlos Lozano y el Pequeño Nicolás, protagonistas de la primera gran bronca y la más desagradable y de mal gusto llevan todas las de ser los otros dos nominados a día de hoy.

Vídeos destacados del día

Algo que han evitado Belén Roca y Laura Matamoros con sus lacrimógenas historias y el resto pasado más bien desapercibidos o jugando a llevarse bien con todos. Veremos qué sucede el jueves.