El discípulo de Arguiñano tiene a casi toda la casa en su contra por haberse convertido en el Gran Dictador que quiere manejar todo y a todos a su antojo. Se ha hecho dueño de la cocina donde hace y deshace sin consultar ni a la hora de la compra, ni mucho menos a la hora de pergeñar unos menús cuarteleros muy poco dignos ya no de un chef, ni siquiera de un cocinero básico.

En estas semanas de penuria algunos lo vieron como la tabla de salvación para poder comer algo decente.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Cómo dice el dicho popular: le dieron la mano y él se ha cogido el brazo entero. No deja que nadie intervenga si no es para hacer de pinche acatando sus órdenes sin abrir la boca.

Cocina sí, pero como una obligación y sin ponerle cariño. Los que tenemos conocimientos culinarios no salimos de nuestro asombro viendo que Julius haya entrado a un Reality donde quiere demostrar lo que vale en la cocina sin un listado de posibles menús para cada día de la semana, pensando en lo más básico y saludable que puede hacerse con un presupuesto mínimo.

Su cocina es ranchera y alejada de una dieta mediterránea básica y eso no tiene nada que ver con un presupuesto reducido, tiene que ver con ser un profesional o solo un cocinillas con ínfulas. Y lo peor es que hace y deshace a su criterio sin consultar con los que se suponen son sus compañeros. Ayer durante la cena sentenció: ‘os aviso que mañana toca cocido’. Y se quedó tan ancho, bueno tan ancho no, en realidad esperaba una ovación que no llegó por lo que siguió insistiendo: 'mañana cocido, cocido' por si no lo habían oído.

Vídeos destacados del día

Esa es otra de su ‘cualidades’ todo el mundo debe rendirle pleitesía y vasallaje. Julius es la antítesis del cocinero que cocina con amor y ofrece sus creaciones sin esperar palmaditas en la espalda. A él hay que dárselas y si no es así se coge unos rebotes épicos. Lo bueno es que podemos observar a los que no se pliegan a sus dictados y le plantan cara como por ejemplo, Lucia, Belén y Carlos (el presentador además no soporta ciertos efluvios corporales que hasta Sema le recriminó) y los que no se atreven, pero hacen gestos de desaprobación como Rosa, Raquel y Sema.

Su faceta como correveidile también está creando división en la casa y en las nominaciones de esta noche lo vamos a ver. ¿Será Julius el expulsado por la audiencia? Tiene muchos números según las redes sociales que tampoco lo soportan, aunque no olvidemos que mantiene un mano a mano con Lucia, que muchos quieren que siga en la casa como revulsivo y con Javier que cada vez que abre la boca hablando de fitness, colchones y aficiones gana detractores. ¿Expulsará la audiencia a Julius el Gran Dictador? En unas horas saldremos de dudas y conoceremos a Charlotte Caniggia que posiblemente tenga poco recorrido en 'GH VIP 4'. ¿En realidad a que entra esta chica?