La gala de ayer estuvo llena de sorpresas para los habitantes de Guadalix. Julius que se creía imbatible, aunque lo niegue, gracias a sus habilidades culinarias, calculó mal la estrategia de acorralar a Lucia haciéndole perder los papeles para que la audiencia le diese el toque de gracia expulsándola y esa misma audiencia lo mandó derechito a su casa.

Gracias a los manejes del cocinero, Julián tampoco quiso durante la semana dejar que la actriz pudiese tener la conversación con él que reclamaba para limar asperezas.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

El tándem Julius-Julián le ha pasado factura al hijo de Carmina Ordoñez que esta semana vuelve a estar nominado junto con Lucia y Carlos.

El ‘universo Sálvame’ se ha propuesto hundir a Carlos Lozano, sin duda uno de los mejores concursantes de esta edición, que ha decidido no casarse con nadie y no les baila el agua ni a Rosa Benito ni a Raquel Bollo.

Las dos están pasando por la casa de puntillas para evitar ser nominadas, sobre todo Raquel que ahora también va de artista invitada.

Con toda la hipocresía de que ambas son capaces y es mucha, se lamentaban la semana pasada de no tener a quien dar tres puntos. Carlos muy socarrón les dijo que se lo diesen a él y así él haría lo mismo. Ambas se hicieron las ofendidas ya que si esto pasaba podían salir nominadas, por lo visto no entienden que están en un Reality donde se nomina. Siguen creyéndose intocables.

Ayer ambas se vengaron dándole tres puntos al presentador cada una, viéndose desarmadas y puestas en evidencia cuando Carlos en su nominación dijo: ‘He cambiado las puntuaciones en el último momento. Le doy un punto a Rosa para ver si se le olvida el rencor. Dos puntos a Laura porque sé que poco a poco está cambiando de actitud. Tres puntos a Raquel porque ella va subiendo los puntos que me da’.

Vídeos destacados del día

Toda una bofetada sin manos a las dos conspiradoras. Ese si es un concursante que merece llegar a la final.

Carlos, Julián y Lucia son los nominados de esta semana en la que parece que será el hermano de los Rivera el próximo expulsado de ‘GH VIP 4’. Julián parecía el gran descubrimiento del concurso, con ganas de vivir una experiencia diferente y de integrarse, pero poco a poco el chico taciturno ha engullido de nuevo al que podía haber sido ganador en esta edición.

Las redes sociales lo quieren fuera de la casa y todo gracias a su alejamiento de quien le aprecia, su alianza con Julius y la ‘protección’ de Sema, ese ser inclasificable a quien no entendemos que no se haya expulsado, como hicieron con los chunguitos, tras su soez y denigrante frase hacia las personas con minusvalía.

La sorpresa se la llevaron todos al recibir a Charlotte Caniggia de profesión ‘sus realities’. Los chicos quedaron impactados, mientras que las caras de Rosa Benito y Raquel Bollo no presagian nada bueno para la argentina, a la que sin ser Rappel podemos predecir un paso efímero por ‘GH VIP 4’.