¡Carlos Lozano ya está oficialmente en pie de guerra con más de la mitad de la casa! Después de haber tenido enfrentamientos directos con Fran Nicolás, con todos los que fueran íntimos de El Pequeño Nicolás, con Raquel Bollo y con Laura, ahora también lo está con la que fuera hasta hace unas horas su mayor apoyo dentro de la casa.

Según Carlos, existen personas "tóxicas" dentro de la casa que han llegado, por su forma de ser y su capacidad de manipulación, a convertirse en intocables en Guadalix de la Sierra, y esas tres son Raquel Bollo, Laura... y Rosa Benito, la que fuera su gran amiga a la entrada en GH VIP 4 y que ahora ya no puede ni ver.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Tres personas con las que, según el que fuera presentador de Operación Triunfo "no existe feeling alguno" por lo que cree que lo mejor que puede hacer es "no volver a hablar" en ningún momento con gente que no considera de fiar y que tienen como objetivo llegar lo más lejos posible a costa de hacer daño en el día a día de la convivencia.

Tal y como Carlos le ha comentado a Belén, una de las pocas personas que ahora mismo le aguanta la conversación en la casa por el duro carácter del presentador, ahora mismo estas tres personas sólo le generan "asco", en una dura afirmación que ha dejado atónita a la rubia, quien tampoco mantiene relación alguna con este trío televisivo a quien Lozano no piensa volver "a mirar a la cara".

Carlos Lozano sabe que en el mismo momento en el que ha tenido la última bronca con ellas, a tenor de cosas que han ido diciendo a las espaldas de los concursantes de Gran Hermano VIP 4, se ha metido en un bando que puede acabar con él fuera de la casa, lo que a estas alturas parece ya no importante mucho.

Tanto es así que durante esta conversación con Belén ha llegado a asegurar que, si como él espera, estas tres le nominan y alguien más hace lo mismo y acaba nominado, y finalmente tiene que abandonar la casa "me harían un favor".

Vídeos destacados del día

Lozano habla de "miedo" en la casa de meterse con el trío intocable. Él, por suerte para nosotros, no se lo tiene.