"Hay alguien especial fuera, y hasta ahí puedo leer". Así entraba Carlos Lozano en la casa de Guadalix de la Sierra para ser concursante de la cuarta edición de Gran Hermano VIP en su vuelta a España después de iniciar una nueva vida en Perú, como productor televisivo de cierto éxito y de la que, no obstante, se empezaba a cansar ya en los últimos tiempos.

Nostálgico de su tiempo en España, que le llevó a lo más alto hasta presentar el talent show Operación Triunfo antes de que este formato saltase definitivamente a Telecinco, acabando con su conducción y posteriormente con una carrera menguante desde ese punto, su familia se convirtió en su principal apoyo hasta ahora, donde una figura femenina parece haber adelantado a todas otras regalándole amor eterno e incondicional.

Una chica sobre la que Carlos Lozano se siente muy orgulloso pero sobre la que no quiere hablar, a petición de ella, siendo esta, además, la principal causa por la que ha sido uno de los último en aceptar su presencia en el reality de Telecinco al no estar de acuerdo con la ex posición pública durante tanto tiempo encerrado, desconectado también de su relación y rodeado de mujeres bellas como las que tiene como compañeras de piso.

Y es que la fama de mujeriego del que fuera modelo y presentador sigue acompañándole, algo que conoce bien esa chica especial y de la que os podemos contar ya unos cuantos detalles siendo el primero y más llamativo que Carlos Lozano le saca la friolera de treinta años.

La afortunada pues, tiene tan solo 22 añitos, siendo toda una niña de cara angelical que viene a demostrar que la crisis de los cuarenta y muchos, que también ha azotado a Risto Mejite, golpea con especial virulencia cuando el dinero y la fama te rodean generando una admiración entre muchas jóvenes que ven en ellos un trampolín a una vida más sencilla.

Vídeos destacados del día

Esta chica, de la que no se quiere desvelar el nombre, es una muy buena estudiante de Marketing, siendo sus notas de la universidad de las mejores de su promoción destacando, además, por un físico que a Carlos Lozano le tiene completamente loco. Veremos si más que el de Liz con quien ya ha tonteado.