Pasan los días en la casa de Guadalix y con ella se van desvelando estrategias más o menos limpias a la vez que se forman grupos por afinidad. En un nuevo giro surrealista y que rompe completamente el espíritu de GH, los ‘faraones’ no podrán nominar esta semana y todo el peso recaerá en los ‘esclavos’.

Si al estallar la guerra parecía claro que los nominados sine qua non serían Carlos Lozano y Carmen López. El presentador ha conseguido dar la vuelta a su situación fiestera, que ayer supimos fue en parte propiciada por Alejandro con la connivencia de Liz, algo muy feo que ahora quieren rectificar.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Tanto es así que han decidido junto con Laura no nominarlo y están pensado como hacer para que Carmen, que ahora mantiene un perfil bajo, abandone lo antes posible la convivencia.

Liz, ha protagonizado un acercamiento hacia Carlos un tanto sospechoso con preguntas de doble sentido y miradas sexis, acerca de la relación que mantiene fuera y si está dispuesto a enamorarse en la casa. Carlos tiene a sus espaldas mucho vivido y ha echado balones fuera con mucho arte. Vamos a ver si la dominicana sigue en su empeño. Al que no soporta y así lo ha declarado es a Julius y eso que no había asistido a los ‘consejos para ligar’ que le dio ayer tarde al ‘pequeño Nicolás’ ‘llámame Fran’ y a Javier Tudela de los que os pongo al día enseguida.

Primero hablemos un poco de estilismo. El pijama de la Esteban ha sido sustituido en esta edición por una túnica corta nada favorecedora que Rosa se enfunda encima del pijama en cuanto se levanta. Hoy le cuestionaba a Rappel que haya llevado más ropa que ella y es que por lo visto no se leyó las normas y por eso solo ha llevado una maleta, además con ropa de verano y claro se ha resfriado.

Vídeos destacados del día

Rappel es el más elegante de la casa y también, porque no decirlo, el más aseado. Un auténtico dandy que marcará tendencia. Por si no lo habéis visto ‘llámame Fran’ lleva un neceser militar con la bandera de España. ¿Será un regalo de algún miembro de las Fuerzas Armadas o del gobierno? ¿Qué incógnita?

Volvamos a Julius. Ayer el cocinero consiguió hacerse el amo de los fogones, tal y como pretendía al entrar, mientras era observado de cerca por Carlos, Fran y Javier. Los jovencitos empezaron a preguntarle cómo hacer para impresionar a una chica y ni corto ni perezoso pasó a darles sus casposos ‘consejos’ que consisten en tener medio preparados los ingredientes de la cena, para con la chica ya en la cocina compartir una copa de vino dejándola extasiada ante sus habilidades culinarias.

Y aquí viene lo mejor, a la fémina en cuestión y siempre según él, se la puede impresionar con un montadito de ibérico y un vino de más o menos calidad: ‘depende de lo buena que esté y de las ganas que tengas de zumbártela’.

Los chicos reían y apostillaban: ‘claro se gasta más o menos, según’. Las miradas de Carlos lo decían todo.

Qué en pleno siglo XXI este moderno Neanderthal haciendo constantemente alardes de su posición económica (¿Qué hace entonces en un Reality?) que no se olvida de las cámaras, haga gala de un comportamiento que recuerda a las películas más olvidables de la época del ‘landismo’ y hable de las mujeres como si fuesen trozos de carne es realmente lamentable y sería de esperar que le pasase factura en las nominaciones.

El cocinero quiere permanecer en la casa y por eso ha querido hacer ver a sus compañeros con la cena de anoche que con él en los fogones van a comer bien lo puede jugar a su favor. Eso y su acercamiento desde el primer momento a Laura que no le hace ni caso. Esta noche veremos cómo discurre la gala y si los ‘esclavos’ afinan nominando.