Vaya fin de semana que se han regalado Han y Aritz para desconectar del mundanal ruido que les persigue y acecha desde que abandonaran la casa de Guadalix de la Sierra tras más de cien días compartiendo techo y paredes como concursantes de Gran Hermano 16.

La pareja, que como veníamos informando en esta misma publicación, ha seguido manteniendo el contacto tras su paso por la casa y después de una charla en la que ambos lograron poner todo en su sitio, tras pedirse disculpas y darse una oportunidad, habrían iniciado ya formalmente una relación abierta en la que no existirían las etiquetas.

Una vez con estos parámetros claros, y sabiendo que la suya no es una relación de novios convencional si no que ahora estoy contigo, pero mañana no y luego ya veremos si queremos o si preferimos poner tierra de por medio, lo cierto es que tanto el chino granadino como el vasco parece estar en un gran momento de forma como pareja tal y como hemos podido ver a través de sus perfiles oficiales en las redes sociales.

Allí, ambos han ido subiendo poco a poco todo un serial de fotografías contándonos lo que visitaban, adónde iban y lo que disfrutaban juntos de un fin de semana en Granada en la que Han habría hecho de cicerone y en el que ambos habrían, como era de esperar, compartido habitación que habría sido en este caso de hotel y no de la casa del chino, quien todavía estaría viviendo en casa de sus padres según indican algunos amigos del que fuera concursantes de Gran Hermano.

Sin conocer los detalles al completo de qué es lo que ha sucedido, lo que sí que parece es que a ambos no les importa pasear su amor, después de que hayan sido vistos cogidos por el centro de la ciudad y locales de ambiente demostrando que, pese a la insistencia de los medios, los dos van a seguir haciendo lo que les dé la gana sin importarles el qué dirán.

Sea como sea esta relación, lo cierto es que parece sincera y bonita. Esperemos que les dure el amor, sea del tipo que sea, lo máximo posible. Ambos se lo merecen.