La dignidad o la vergüenza de un país se debe a la forma actuar al conjunto de su sociedad. Cuando se habla de si España es un país de primer orden o no, a veces y a pesar de estar orgulloso de ser español, me avergüenzo. No sólo por la decadencia política, sino también por la decadencia social.

     El otro día dio comienzo Gran Hermano Vip 4, un concurso donde los concursantes no son  personas importantes, sino todo al contrario en gran medida son desterrados sociales, “hijos de” y viejas glorias de la Televisión o el cine. El asunto mosquea cuando se publican las cantidades que cobran esas personas por participar.

Sin ir más lejos Fran Nicolás, “El pequeño Nicolás”, son numerosas las fuentes que afirman que su sueldo estaría en torno a los 30.000€ a la semana. No está mal para un chiquillo sin oficio ni beneficio. Imagino que el pobre ingeniero, graduado en historia, periodista honrado y un sinfín de carreras no son dignos de recibir un sueldo similar o al menos la mitad. Y este es el país de pandereta que estamos creando, donde se prime la mediocridad y el engaño antes que la honradez y la formación.

       Aunque eso sí morbo daba, ese fue el motivo por el que en realidad puso Telecinco para ver la entrada del pequeño Nicolás. No llevaba ni 5 minutos y ya había atacado a Manuela Carmena afirmando; la navidad durará lo que quiera Manuela Carmena” , imagino que él será una persona tan íntegra que puede dar lecciones de moral.

Vídeos destacados del día

El otro momento sorprendente fue la entrada de Belén Esteban al plató de Telecinco, como una Reina o una diosa fue recibida, por los preparativos pensé vendrá alguna figura de relevancia cultural, ¡Já! ¡Qué iluso fui! Mientras en otros países las grandes figuras literarias, culturales y artísticas son las vanagloriadas, en España no. Aquí se vanagloria a la que tuvo una hija con un torero y que a la sociedad sólo ha aportado su historia de cómo sacó a su hija a delante ella sola, pero eso sí con un sueldo más elevado que ninguna madre paseándose de plató en plató.

      Que sucede con todo esto, pues sucede que cuando pasa una catástrofe como los atentados de París la muchedumbre se enfada porque no hay “MYHYV”. Hasta ese punto ha llegado la conciencia humana. Vemos como el mundo de la televisión y la farándula les quita a muchos la vida, vemos como la falsedad y la traición está al acecho con tal de unos minutos de televisión. Mujeres y hombres perdiendo toda su dignidad en un plató de televisión y someterse a una humillación con tal de llenar los bolsillos al menos durante unos meses.

    Una pena, una lástima, UNA VERGÜENZA.