Después de la imagen que lució la presentadora Cristina Pedroche al dar las campanadas del 2015, un modelo Medusa negro con transparencias de la firma ibicenca Charo Ruiz, el listón que se había puesto a la hora de igualar, o incluso superar al que tanto dio que hablar esa noche y los días posteriores, estaba realmente alto. Pero nada es imposible para esta estrella de la televisión que, guiada por Josie, gurú de la moda y también colaborador del programa, recorrió una senda que ambos sabían que les iba a conducir al éxito.

Porque el triunfo no siempre es gustar a todos, también consiste en prevalecer en el tiempo consolidando un mito alrededor de lo creado, y vista la recepción del año pasado es fácil concluir que el diseño de Pronovias, compuesto por más de 20.000 cristales tallados en lugares estratégicos para que nada inconveniente se viera pero todo se sugiriera, ha sido otro acierto de la noche más festiva del año.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Por supuesto, el primer Zapeando del año, el programa en el que trabajan Cristina y Josie, lo abrieron ellos para explicar sus sensaciones al respecto del revuelo causado y de lo que calificaron como un hito en la moda española.

No es para menos, porque entre las críticas al vestido se ha señalado que el diseño recordaba a otros ya vistos en divas como Beyoncé o Jennifer López, lo cual Josie consideró todo un halago: esa no es una comparación cualquiera. 

Cristina Pedroche le agradeció a su compañero toda la ayuda prestada para que la idea que ella tenía se hubiera materializado en una incluso mejor, y por haberla puesto en contacto con la firma y los profesionales adecuados para llevarla a cabo. Y, cómo no, a su marido, el chef de DiverXo David Muñoz, que no había dejado, ni por un instante, de apoyarla. Bonito y emotivo momento, por cierto, ese en el que, gracias a su evocación, David se convirtió un poco en protagonista.

Josie hizo hincapié en el hecho de que aunque fuera un modelo ya visto, se trataba de confeccionar con él una versión nuestra, española, que cerrara por todo lo alto el año en el que éste diseño había hecho furor más allá de nuestras fronteras. Y tal era para él el nivel alcanzado que pidió que se expusiera en el Museo del Traje con el nombre de la presentadora en su distintivo.

Vídeos destacados del día

Visto lo visto, no es ninguna mala idea.

Para terminar, el presentador de Zapeando, Frank Blanco, le preguntó a Cristina que si, de cara a las próximas campanadas ella era también elegida para darlas, con qué modelo podría volver a ser lo más comentado en la prensa y las redes sociales, y su respuesta no pudo ser más auténtica: afirmó que dado que fuera con el vestido que se pusiera la iban a criticar, que a lo mejor salía hasta en pijama. Jocosa reflexión, porque si elige esta opción volverá también, indudablemente, a ser el tema de conversación durante varios días. Y así, además, no pasaría frío.