Tal y como anunciábamos en exclusiva hace unas semanas en este mismo medio, Han y Aritz son pareja oficial. Desde que salieran de Gran Hermano 16, se han vuelto inseparables. Tanto es así que el propio Aritz confiesa no haber visto casi ni a sus amigos ni familiares desde que salió del reality. Solo quiere pasar el tiempo junto a Han y disfrutar de la relación con su chico. Los dos tortolitos se han dejado ver en multitud de ocasiones juntos en sus redes sociales, compartiendo infinididad de momentos como la pareja que son, Ahora, ambos abren su corazón y muestran sus sentimientos en una entrevista exclusiva para la revista Lecturas, donde confirman que son pareja, que se quieren y que están viviendo su mejor momento.

"Han me ha sacado mi lado tierno. Estoy muy tranquilo con él y feliz. Con él, me sale ser tierno", asegura el propio Aritz sobre su chico. Han, en cambio, ha confesado que él y su chico están genial juntos, que se llevan a las mil maravillas y que solo han discutido en un par de ocasiones desde que salieron de la casa y decidieron comenzar una relación sentimental. Durante la entrevista, la pareja va más allá, confesando todo tipo de intimidades para sorpresa de sus seguidores. No se esconden y quieren gritar al mundo entero lo felices y enamorados que están. "Hacer el amor sin el edredón es otra cosa" confiesan en la entrevista. La pareja confirma así que, en efecto, mantuvieron relaciones sexuales dentro de la casa de Gran Hermano 16.

Han le ha cambiado la vida por completo al vasco, tal y como afirma él mismo.

Vídeos destacados del día

"Han me da alegría, frescura... es con él con quien quiero estar". Sin duda, el chino granadino ha conseguido sacarle esa coraza al vasco, sacando a relucir sus verdaderos sentimientos y mostrándose como un chico feliz y enamorado, al que no le importa lo que la gente piense o diga. "Me da igual lo que se diga. Estoy en mi mejor momento... ¡Qué narices!", asegura el segundo finalista de la pasada edición de Gran Hermano. Ariz no logró ganar el premio final pero, sin duda, ha ganado mucho más que un maletín con 300.000 euros. ¡Qué viva el amor!