Desde el divorcio empresarial del representante de artistas Toño Sanchís con su mejor cliente Belén Esteban, no dejan de sorprendernos cada día con nuevas averiguaciones del entramado que se había formado en torno a la de Paracuellos de Jarama.

El último escándalo de Televisión formado a raíz de que se descubriera que el representante de artistas estaba estafando a la colaboradora del programa "sálvame" presuntamente, parece que no tiene fin, y cada día aparecen noticias más increíbles e insólitas sobre las barbaridades que se han ido sucediendo a lo largo de estos años entre la relación de representante y representada.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Recordaremos, que la amistad que tenían los dos protagonistas de esta noticia, pasó de ser una sociedad de trabajo, a ser una amistad casi como si fuesen familia, y tras una serie de dIsconformidades de la de San Blas, comenzaron a descubrirse varias tramas que cada día que pasa se hacen más grandes y están más enredadas.

Rápidamente, los colaboradores del programa en el que trabaja Belén Esteban, se lanzaron a la busca de nuevas informaciones que están saliendo a la luz día tras día, y a cada una de ellas es más extraña y estrambótica que la anterior, llegando a involucrar a la hija de Belén en las últimas averiguaciones que se han destapado en el programa.

Esta información, ha sido una de las últimas en ser desvelada por Kiko Hernández (colaborador de Sálvame) y es una de las más fuertes y menos agraciadas que le han atribuido al representante de artistas, y desde luego la más tirana en caso de ser verdad.

Resulta, que hace un tiempo, cuando todo era perfecto entre las dos partes, Toño Sanchís comentó en los pasillos de Telecinco y delante de algunos colaboradores del programa, que estaba esperando a que Andreita creciera para hacerse su representante, al igual que su madre.

Vídeos destacados del día

"Si Andreita nos sale igual de habladora que Belén, tengo la jubilación asegurada", dando a entender que pasaría de ser representante de la de Paracuellos, a serlo de su hija Andrea Janeiro, e insinuando que le daba igual la edad de la niña y solo pensando en su propio bienestar económico de los próximos años.